Press "Enter" to skip to content

Un Testimonio de Vida y Fe

Por Humberto Famanía Ortega.-

El próximo jueves 27 de junio a las 19 horas, si Dios lo permite, presentare mi primer libro en el patio central de la presidencia municipal de Puerto Vallarta Jalisco; se basa en mis experiencias de vida pero sobre todo mi testimonio de amor infinito a Dios y mi Santísima Virgen de Guadalupe. Desde luego manifiesto la fortaleza de la familia para seguir siempre adelante valorando mucho la amistad. Resulta difícil expresar los sentimientos, solo con una buena actitud cuando se presentan nubarrones sales siempre adelante. La palabra mágica es el amor, este es un  proceso que en nuestro caminar por la vida nos permite redescubrir ese rostro amado para orientar nuestras acciones.

A través del acontecer del tiempo que el Creador me ha concedido vivir, primeramente rindo un homenaje a mis padres por haber escogido esta tierra llena de prodigio, lugar de ensueño y de una magia incomparable. Mis años en la escuela pero sobre todo como dice el refrán nunca niegues la cruz de tu parroquia; el tiempo en donde a los maestros los sentías y respetabas como tus segundos padres por el cariño como te trataban. Por otro lado no existían clases sociales siempre convivíamos de tal manera que nos prestábamos los juguetes y nos divertíamos sanamente haciendo gala de nuestra hermosa naturaleza que nos daba abrigo.

Parte de lo que me motivo el hacer este libro es reconocer que las experiencias y la forma en que interpretamos lo que vivimos, nos dirán a que le estamos poniendo más atención. Si sufres, si te sientes con dudas o frustraciones, si sientes un vacío dentro de ti, si sientes preocupación, si te quejas, te comparas, si te mides por tus pertenencias o logros, si todavía buscas reconocimiento, aprecio, aprobación y seguridad fuera de ti, es que no le estas poniendo atención al amor que hay dentro de ti. Es por eso que lo tome como un ejercicio donde las vivencias fueron parte importante para lograr este compendio de vida.

En el terreno de la política trato de dar a entender que esta, es noble y su mejor expresión es la solidaridad humana. Para todos los que profesamos la fe cristiana es parte integral de nuestro compromiso para que toda persona pueda vivir con integridad. En honor a la verdad nos tocó vivir una realidad mundial difícil, en especial para México en los últimos tiempos, por eso urge un proyecto claro de Nación, con vecinos conflictivos, con cierta ingobernabilidad y con problemas serios de violencia. Para todos es sabido que en nuestro país hemos sobrevivido a situaciones más difíciles y dolorosas y las hemos vencido, ahora si necesitamos de  hacerles frente con análisis, reflexión y compromisos concretos.

Cuando estaba escribiendo algunas de mis opiniones me di cuenta que como cristiano que soy, es necesaria una integración entre varias realidades; nuestra fe, espiritualidad, la visión global del mundo y nuestra acción. Los hombres y mujeres de fe debemos de tomar la determinación de llevar esperanza a los pueblos que caminan en tinieblas, de llevar la paz a las personas que solo conocen conflictos, desesperanza y muerte; de testimoniar la posibilidad de reconciliación de los pueblos divididos por el odio y las rivalidades; de asegurar a todos los excluidos que pueden encontrar su lugar en la comunidad humana.

Distinguidos lectores deseo que juntos emprendamos un gran compromiso, donde unidos construir construyendo los grandes valores que tanto nos hacen falta aplicarlos. Hagamos una retrospectiva de la vida sincera y nos vamos a dar cuenta que todos tenemos una historia que contar y experiencias que compartir. Son los tiempos de aportar lo mejor a nuestra sociedad que nos reclama el ser parte alícuota y activa de nuestro desarrollo. Somos un  pueblo que nació por designio del Creador para use y disfrute de sus hijos; de nosotros depende nuestra propia prosperidad, hagámoslos pensando en el presente y futuro de la comunidad.

Me llamo mucho la atención el Evangeli Gaudium 183 que por creer de suma importancia lo transcribo: Por consiguiente nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos. Una autentica fe que nunca es cómoda e individualista, siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo de trasmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra. De eso se trata, porque el pensamiento social de la Iglesia Católica es ante todo positivo y propositivo, orienta una acción transformadora y en ese sentido no deja de ser un signo de esperanza que brota del corazón amante de Jesucristo.

Entrego a la sociedad este libro con un agradecimiento profundo a las autoridades municipales que me han permitido este recinto honorable para su lanzamiento oficial. Se del compromiso que asumo con lealtad a mis principios, es un humilde ensaño donde plasmo con devoción y respeto parte de mi vida pública, privada y social, pensando en aportar algo a esta sociedad vallartense.

 

-.Soy un mexicano pata salada más, que anhela un mundo mejor.-

 

 

Comments are closed.