Press "Enter" to skip to content

Nuevos Vientos en el CUCOSTA

Por Humberto Famanía Ortega.

Hace nueve años fui invitado a colaborar con el Dr. Max Greig rector del Centro Universitario de la Costa del cual le estaré siempre muy agradecido por esta oportunidad; donde me sentí muy feliz en desarrollarme en una nueva experiencia en el campo de la vinculación y secretaria técnica. El convivir con estudiantes universitarios, maestros, personal administrativo y de mantenimiento resultaron verdaderas lecciones de vida,  en la actualidad me han servido de acicate para seguir luchando para alcanzar a vencer nuevos retos.

En estos días se dará el cambio de Rector en esta casa de estudios, sin lugar a dudas un puesto importante por el grado de responsabilidad que asumirá ante esta institución educativa ejemplar a nivel nacional. Deseo lo mejor a todo el nuevo equipo, del que estoy seguro que los tres candidatos que se mencionan en la terna, todos son dignos de dirigir a esta universidad siendo esencial sigan unidos para llevar hacia adelante los planes y proyectos de expansión y desarrollo, desde luego cuidar su calidad e imagen. Cuando en un equipo de trabajo se integran los mejores elementos humanos, seguramente el éxito será rotundo.

Es mucho lo que esperamos del CUCOSTA, donde más de 5,000 alumnos acuden a sus aulas y laboratorios a superarse, son nuestro presente y futuro, ahora resultara importante el consolidar esta educación universitaria, haciendo a un lado políticas ajenas a la buena marcha, donde no existan vencedores ni vencidos, sino una verdadera falange de profesionistas progresistas. Nuestra región requiere cada día de universitarios preparados para dar respuesta a la demanda de profesionales más entregados a su actividad, donde exista ética y mística de trabajo. Hago votos por que asi sea ante una tierra prodigiosa y una sociedad sedienta de progreso.

La cultura y el deporte, pero sobre todo la investigación  también forman parte de la formación  de los alumnos que acuden a este centro Universitario, para ser garantía a la vida productiva. Cada vez que tengo el honor de ser invitado a los informes anuales de los rectores en turno, se nota la superación e innovaciones; nuestro respeto y admiración a cada uno de ellos. Espero ahora que el rumbo que se le dé a esta nueva administración, busque coadyuvar  más en las necesidades de la población más apremiantes. Cuando crecen las ofertas en nuevas carreras de acuerdo a las demandas en nuestro entorno territorial, será garantía de progreso.

Me he dado cuenta que cuando platicamos en privado admitimos la importancia de la educación, pero una vez que se trata de cumplir con nuestras obligaciones frente a la escuela, se queda un vacío de responsabilidad, los padres de familia ven a la escuela como un deposito donde se deja a los niños y con mucha frecuencia no saben lo que viven ahí dentro, no saben lo que aprenden dentro de ella, no conocen los planes de estudios y en consecuencia  hay un divorcio entre el sistema escolar y la sociedad. Lo mismo ocurre con la universidad, es necesario vincularlos, son etapas primordiales de formación porque la convivencia siempre debe de empezar con la familia pues siempre será la base para seguir trascendiendo.

Por otro lado es importante que el sistema educativo en México debe volver la vista, no solo hacia el sector moderno, también debe de prestar atención a los sectores marginados, a los grupos étnicos, zonas de pobreza, microindustria, pequeño comercio. También urge la formación de líderes y con la universidad es necesario reformar la educación superior. Dado que la sociedad está ausente y nuestros gobernantes le tienen miedo a la sociedad. El estado necesita intervenir con energía, con mucha fuerza en la educación superior, se necesita romper con el mito de la autonomía, lo que se tiene que respetar es la inteligencia.

Pues bien respetados lectores, necesitamos una sociedad activa y que exija cuentas a las universidades, pero también necesitamos un Estado promotor del desarrollo y la educación superior. Sabemos de antemano que existen conductas desviadas que pueden atribuirse a grupos políticos malintencionados, lo que tenemos ahí es una parte de nuestra juventud que actúa en total desvinculación con el país y la universidad, rechazan la autoridad, sus conductas irracionales e infantiles, deberían de convertirse en un tema de profunda meditación para las autoridades educativas.

Después de estas reflexiones quisiera que nuestra máxima casa de estudios el CUCOSTA, siga superándose en todas sus carreras profesionales; mención especial merece la de medicina y enfermería que con la acertada conducción del Dr. Aarón Curiel Beltrán jefe del departamento de Ciencias médicas, ha recibido el reconocimiento en su acreditación a nivel internacional. Un catedrático joven y dinámico que tiene bien puesta su camiseta como universitario de la UDG, inteligente, investigador pero sobre todo humano. Tuve el placer de conocerlo desde hace 9 años y he seguido su trayectoria muy de cerca porque sigue siendo mi amigo. Dentro de la sociedad estudiantil se ha conducido con mucho respeto y la sociedad vallartense lo aprecia y lo admira, por su constante superación y espíritu de servicio.

No cabe la menor duda que existe toda una escuela de prosperidad dentro de este centro universitario; ahora urge un Rector que se entregue de tiempo completo a su labor, sabedores que también es necesario su gestión constante para engrandecer su infraestructura. Estoy seguro quien resulte ganador de la contienda en la elección del nuevo Rector, será un universitario con los reconocimientos necesarios para seguir adelante pero sobre todo que convoque a la unidad de todo el cuerpo administrativo, docente y estudiantil a trabajar con emoción, capacidad y amor a este centro de estudios superiores.

 

-.Es importante el convocar a toda la sociedad el dejar a un lado actitudes de pasividad, indiferencia, subordinación o conformismo. Al contrario asumir un nacionalismo que nos lleve a la superación en todos los aspectos de los mexicanos.-

Comments are closed.