Press "Enter" to skip to content

Nieta Fuera de Serie

Por Humberto Famanía Ortega.-

Mi segunda nieta Leonor arribo a esta vida bajo un nuevo amanecer, llenándome de energía, trayendo mucha alegría a la familia y una hermandad con lazos muy fuertes para su hermanita Maya. Sus padres Mary Elena Famania Mendoza y Alberto Lemus Mateos mostraron su beneplácito un 26 de abril del 2015 al medio día. Un día bello su llegada, desde el primer momento comprendí que esta preciosa niña sería una nieta fuera de serie,  su mirada con sus ojos claros reflejaba el recuerdo de mi madre Doña María Luisa, su bisnieta. La vi con mucho detalle asombrado con unas manos grandes y una sonrisa contagiosa, hicieron sentir de alguien  que formaría parte de una casta llena de nobleza.

Hoy a tres años y medio de su nacimiento ha transformado mi vida de una forma que siento su energía que emana a borbotones e irradia felicidad donde el binomio formado con su hermana Maya son complemento de mi existencia. Las dos son diferentes pero algo hace que juntas proyecten el mismo cariño; pero sobre todo con una agilidad mental que hace tener mejor apreciación con un futuro que dejara huella en su trascendencia. Constantemente hacen preguntas con mucha profundidad que debo de darles una explicación sensata donde comprendan el concepto de la palabra para que no haya dudas a pesar de su corta edad.

Cuando nace Leonor era importante valorar a su primogénita para lograr armonía en su relación, hasta hoy no ha sido nada fácil pero existe esa voluntad que emana de sus padres y abuelos para el logro de sus equilibrios. El amor hacia ambas hermanitas debe de

 

estar lleno de una dosis que provoque fuerza y exista sensatez en el trato justo. No se puede pelear en contra de la obscuridad, la realidad de lo que se puede hacer es usar la luz de la conciencia. Se de antemano que no es fácil educar pero cuando adquieres responsabilidad la relación padres e hijos fecundara en una mayor comunicación y comprensión.

Pues bien mi torbellino la mayoría del tiempo esta alegre, alguna de las veces se atrinchera para hacer valer su verdad, sin lugar a dudas un carácter fuerte y ejerce independencia en sus decisiones. Pero eso te conquista por su amabilidad y sencillez pues pone a prueba voluntad férrea cuando busca complacer la necesidad de adquirir alguna cosa o bien hacer realidad alguno de sus actos de conducta. Ha conquistado mi corazón,su voz de mando es hablarme con claridad y decirme fuerte y a secas abuelo. Posee una memoria que hace que se cumpla con lo prometido, para ella los engaños son parte muy fuera de lo normal pues posee una mente privilegiada.

Su llegada de  mi segunda nieta fue recibida con beneplácito  cuando era necesario consolidar a su pequeña familia, me siento sumamente feliz por ver a mi hija Maryta realizada con sus dos hijas las dos muy diferentes pero ambas con un corazón noble. Aman y respetan a los animales a pesar de su corta edad han crecido fortaleciendo a sus padres y sus abuelos cuando llegan momentos difíciles que aún no comprenden pero lo sienten. Expreso mi gratitud a mi Maya y mi Leonor por mostrar siempre su amor a sus abuelos que es garantía que sirve de acicate para seguir siempre adelante y sin temor por los avatares de la vida que se han presentado, lo confieso son mi energía que me hace fortalecer mi espíritu, pues me queda muy claro que Dios me las envió. Las amo con todo mi corazón.

 

Disfruto plenamente cuando por lo general están con sus abuelos maternos cada ocho días, no más espero el momento para disfrutarlas. Platico y juego con ellas brota en mí un sentimiento capaz de transformar mi cansancio en fuerza; Leonor es muy inquieta y todo el tiempo me pide la cargue, la verdad pesa mucho pero no importa ciento su gran cariño, Maya siempre calculadora y amorosa. Como abuelo estoy muy orgulloso, esperando que en cada tiempo del crecimiento de mis nietas embone nuestra presencia para seguir fortaleciendo los lazos de familia y darle su real significado con la ayuda de Dios. El valor más fuerte radica en amar a nuestro Creador mostrándolo con respeto y amor a nuestra familia y a nuestro prójimo.

Una competencia en las cosas vanas de la vida no tiene ganador, porque todo somos únicos y diferentes. Se nos olvida que nada nos llevaremos y que los logros nada valen si no tenemos a alguien con quien compartirlos. Soy inmensamente feliz con la familia donde me forje  y ahora con la que tengo, mi esposa Mary Elena, mi hija Maryta y mis nietas Maya y Leonor, desde luego con mi yerno Alberto papa de mis princesas. Por eso es justo hacer una reflexión; si nos detuviéramos un poco para disfrutar y agradecer lo que ya tenemos, lo que hemos logrado, lo que ya somos, seriamos felices en esos momentos.

-.Pues bien mis estimados lectores, la vida es un milagro y una gran oportunidad. Son los tiempos de reencontrarnos con nuestra familia y hacer de ella una plataforma de esperanza para contribuir en un mundo mejor.-

 

 

 

Comments are closed.