Press "Enter" to skip to content

Si el presidente y su familia quieren privilegios, #QueLoPaguenEllos: Verónica Delgadillo

En una visita a Londres, el presidente Enrique Peña Nieto y su comitiva gastaron 7 millones 153 mil pesos.

Gastos en total opacidad, sin transparencia ni rendición de cuentas.

“El dinero de la gente es sagrado, por eso hemos luchado, desde todas nuestras trincheras, para ponerle un alto al despilfarro y al mal uso de los recursos públicos”, así lo manifestó la senadora Verónica Delgadillo desde la tribuna del Senado de la República, a nombre del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, al presentar iniciativa que busca prohibir que los gastos personales del Presidente y su familia sean pagados con recursos públicos.

“Hemos sido los únicos que denunciamos y renunciamos a los bonos millonarios que se daban los diputados, a los seguros de vida, gastos médicos y hemos emprendido una gran batalla para prohibir las millonarias pensiones de los expresidentes y todo tipo de privilegios de la clase política”. Asimismo, reiteró que esta propuesta, fue una lucha que dio una y otra vez Jorge Álvarez Máynez, en la Cámara de Diputados, y que hoy Movimiento Ciudadano retoma para dar esa batalla en el Senado. “Pareciera que estamos hablando de reyes y virreyes, pero no, estamos hablando de que en México el dinero de la gente se utiliza para pagarle los viajes, la comida, el teléfono celular, la ropa y hasta la aparición en revistas del presidente y su familia”, subrayó.

“En una visita a Londres, el presidente Enrique Peña Nieto y su comitiva gastaron 7 millones 153 mil pesos. Entre sus gastos, está un servicio de bocadillos VIP que salió en 1 millón 414 mil pesos, y un vestido que utilizó alguien de la familia presidencial en ese mismo viaje, de más de 145 mil pesos”. Lo peor de todo, dijo, es que esos gastos se hacen en total opacidad, no son transparentes y mucho menos se rinden cuentas sobre ellos. Cada solicitud de transparencia que se ha ingresado ha sido rechazada, y la oficina del peor presidente de la historia reciente de este país ha declarado que esos gastos son inexistentes.

La senadora jalisciense argumentó que, con el dinero de ese vestido, se pudieron haber entregado 172 canastas básicas a mexicanas y mexicanos que hoy viven en pobreza extrema alimentaria. Indicó que se gastaron más de 50 millones de pesos en cenas de gala durante el Sexenio de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto; recordó el tema de las toallas de Fox, cuando llegó a Los Pinos, que cada una costó más de 400 dólares.

“En Movimiento Ciudadano estamos convencidos de que en un país donde más de la mitad de la población vive en pobreza, en un país donde el precio de la luz sube, el precio del gas sube, en el que hay gasolinazos tras gasolinazos y en el que la mayor parte de la gente gana un salario mínimo y no digno, tener que financiar los gastos de la familia presidencial es insostenible”, aseveró y cuestionó: ¿Por qué además de trabajar las y los mexicanos para pagar sus gastos tienen que trabajar para pagarle los viajes, las fiestas y una vida de lujo al presidente y su familia?

“Esto es injusto e inaceptable. Nuestra exigencia es que, si quieren que lo hagan, pero que lo paguen ellos, no los mexicanos”, concluyó.

La iniciativa fue turnada a las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público y de Estudios Legislativos.

 

Comments are closed.