Press "Enter" to skip to content

Vientos Nuevos Se Avecinan

Por Humberto Famanía Ortega.-

Cuando se toma el difícil camino de la política es de tomarse en cuenta que la vida privada se terminó y la pública con todos sus riesgos comienza a ser parte integrante del quehacer cotidiano de quienes dedican su tiempo y  esfuerzo a labores concernientes al servicio público; ante estás circunstancias, la preparación individual en todos los aspectos es tarea frecuente con la finalidad de cumplirle a la ciudadanía. Por eso quienes formaran parte del nuevo gabinete del Lic. Andrés Manuel López Obrador es importante ubicarlos, porque el ejercicio “democrático” ya inicio con mayor intensidad y nadie lo va a detener. Solamente resta decirles que sus estrategias para el cumplimiento de sus compromisos, deberán de ser realistas, basadas en una plataforma donde la creatividad, inteligencia, honestidad y trabajo en equipo demuestren conocimiento de las potencialidades y rezagos de la Nación.

 

Vistos estos aspectos, especial cuidado se debe de tener ante la manifestación de ideas personalistas cuya única ambición es la del interés individual, esto no cumple con los objetivos del servicio público, por ende provocaría malestar en el pueblo. Es importante que todas las acciones de beneficio a la comunidad, vayan avaladas por la mayoría ciudadana para buscar consensar los proyectos y así una vez puestas en la balanza de las prioridades, cumplan a cabalidad con su objetivo en tiempo y forma. Siempre he comentado que la formula mágica es la de ¡escuchar para decidir y planear para realizar!, esto nunca falla si se toma en cuenta que ante la voluntad del pueblo nada es imposible.

 

Estoy cierto que la democracia provoca cambios en los individuos y como tal en la conducción de los tres niveles de gobierno, pero siempre habrá de tomarse en cuenta la lealtad a los principios de los partidos políticos que sirven como instrumentos para llevar a la elección a las candidaturas a diferentes puestos de elección popular. Hago notar también que en los partidos tradicionales muchos de los sectores se quieren posesionar de las dirigencias para formar cotos de poder que van en detrimento de las mayorías y así buscar siempre las mejores posiciones de puestos de elección popular. Lo más importante es que los tiempos ya cambiaron por eso la alternancia del poder ya está aplicándose para ir eliminando vicios que no ayudan en nada a la libertad de elección. Hacemos votos para que los nuevos gobernantes se apliquen en el poder servir sin distingos partidistas y con un alto sentido de responsabilidad.

Es tiempo de ubicarnos en la realidad y hacer una verdadera evaluación de cada uno de los diferentes actores de la política local, estatal y federal. Necesitamos hombres y mujeres no improvisados, en donde por voluntad de ciertos grupúsculos desean imponer a como de lugar a sus incondicionales, cueste lo que cueste para seguir imponiendo su voluntad y conservar sus cotos de poder. Los mexicanos ya crecimos y estamos dispuestos a buscar a como de lugar armonía en nuestra sociedad que ya esta harta de tantos abusos por parte de muchos que han tienen la responsabilidad de gobernarnos.

 

Siempre en diferentes columnas he expresado que ya es tiempo de poner a cada quién en su lugar; la política la debemos de resolver todos los mexicanos, dejando a un lado a falsos redentores y agoreros del desastre que lo único que vienen a aportar son divisiones con tal de salvaguardar su interés personal. Las reglas del juego ya están cambiando vientos nuevos y tempestuosos de cambio de rumbo están llegado por la falta de soluciones congruentes y prácticas  que busquen amainar la seguridad física de los individuos, la falta de productividad por no llegar a acuerdos de integración entre el capital y el trabajo y desde luego la nula comunicación entre pueblo y gobierno. Así es que vientos nuevos se avizoran y estos hay que esperarlos con una férrea convicción que el camino será siempre la libertad, justicia y democracia en toda su expresión.

 

Urge buscar mayor confianza, como instrumento principal en la búsqueda de equilibrio social,  en donde todas aquellas iniciativas tendientes a balancear las fuerzas de una sociedad que por su naturaleza es parte integrante en la designación de las nuevas autoridades. Por lo tanto cuando vemos que la ciudadanía esta participando limpiamente en un nuevo vivificante sentido de la política, es necesario que comprendamos que hoy en día existe una nueva forma de gobernar que con el respeto de las mayorías es sentencia para buscar nuevos horizontes para consolidar nuestra grandeza. Solamente con madurez absoluta y experiencia en el servicio público, se puede garantizar la nueva marcha de gobiernos que se integren a sus comunidades.

 

Ahora debemos de asumir con optimismo y responsabilidad, aquellos compromisos para enfrentar exitosamente los retos que nos hemos planteado, sobre todos aquellos en donde juntos busquemos las mejores alternativas de gobierno que nos ofrezcan garantía en sus acciones, con honestidad y prestigio comprobado de quienes pretenden gobernarnos. Lo que es muy cierto que el escenario del 2018-2024 será la oportunidad para probar si la voluntad del pueblo fue la correcta y en realidad se llevó a cabo una Alianza para la Integración de todos los mexicanos.

 

Solamente con credibilidad habrá una mayor participación de todos, orientándola hacia objetivos de beneficio común, olvidándonos de crear ínsulas de poder que sin lugar a dudas servirán para destruir la unidad. Al contrario busquemos el fortalecimiento de la sociedad donde convivamos con lealtad inquebrantable a nuestro pueblo. Ahora como resultado del largo tiempo de reclamo ciudadano, que mantuvo el tema en la discusión de la política nacional, se permitió el regreso de las candidaturas independientes como un respiro de nuestro sistema electoral después de una elección se hunde en una crisis cada vez más profunda de confianza.

 

Somos un pueblo que ya despertó, que hoy tiene mayor sensibilidad e intuición, que por nada del mundo los hombres y mujeres que tenemos el privilegio de vivir en esta gran Nación, no somos ignorantes, ni manejables, al contrario somos parte activa de nuestra tierra bendita de Dios que es México, Jalisco y Puerto Vallarta, por lo tanto hacemos votos para que siempre prevalezca el respeto y la unidad. Es hora de una Nueva República, donde resurjan los valores cívicos que tanta falta nos hacen, que juntos forjemos una Patria ordenada cuyo objetivo sea el bienestar creciente y armónico para que nos lleven a una prosperidad más compartida.

 

En las circunstancias actuales nuestra Patria vive una nueva realidad política en la cual hace a un lado dogmatismos e intolerancias, ahora lo que vale es la convicción que requerimos para seguir adelante, buscando siempre los mecanismos que permitan obtener mejores condiciones de vida para nuestra población. Juntos bien integrados podemos consolidarnos como una País  de fortalezas que nos harán salir siempre de los avatares de los tiempos difíciles. De lo que si estoy seguro ante las adversidades crecemos más los individuos, sobre todo en unidad familiar que es la base de cualquier sociedad. Debemos de seguir protegiendo nuestra planta productiva existente y estimulándola para su superación y así convertirla en un activo permanente de bienestar de nuestras familias.

 

En fin estamos próximos a recibir un nuevo gobierno que fue electo por una mayoría abrumadora, tenemos esperanza de un cambio verdadero que nos motive a seguir con ese optimismo que fue motivado por un hombre que debido a su tenacidad, inteligencia y liderazgo comprobado supo llegar a la mente y corazón de los mexicanos. Adelante Lic. Andrés Manuel López Obrador, le deseamos mucho éxito en su gestión con el compromiso de coadyuvar en acciones de beneficio a nuestra amada Patria. Ratificamos que nuestro voto fue un aporte serio y razonado que contribuya al México que queremos seguir construyendo a su lado.

 

-. NUESTRO PUEBLO, JUEZ IMPLACABLE.-

Comments are closed.