Press "Enter" to skip to content

La Nostalgia Alimenta El Alma

Por Humberto Famanía Ortega.-Cuando las horas pasan lentas en mis momentos de alegría, suspiro siempre noche y día y me pregunto ¿que es el amor? Así es como inicia una bella canción que me gusta mucho; realmente una profunda inspiración de quién la escribió, con un sentimiento que vas mas allá de un simple amorío, es todo un poema de la realidad, cuando uno se pregunta quién soy. Buscar la salida a cualquier conflicto se llega a la conclusión que el mejor camino será la comprensión a la propia naturaleza como ser humano.
A través de los años que me ha permitido Dios vivir en este rincón de ensueño Puerto Vallarta Jalisco, he comprendido del porqué de este encantador lugar que lo hace a uno vibrar de alegría, como si fuese un imán cuando lo conoces que no te deja salir y te embruja. Muchas son las personas que me lo han dicho que posee en sus entrañas una savia que hace recorrer el cuerpo cuando te pones a contemplar su mar, sus montañas, sus calles, su ambiente y disfrutas de la amabilidad de su gente.
Quienes por azares del destino tuvimos que ausentarnos algunas veces de ésta tierra noble, en nuestras mentes y corazones, nunca deja de latir el tictac del tiempo que nos dice regresen. Es algo que brota, lo sientes, te enloquece sobre todo cuando existe un cariño inmenso. Es así como sus hijos pensamos, que somos parte profunda de sus raíces. Fuimos creados para amar toda la vida, por eso el sentido de la amistad la valoramos mucho, es el detonante de la relación humana que nos da un valor muy especial; afirmo somos parte de esa magia.
Ahora comprendo como mi padre y mi madre se enamoraron en éste rinconcito del cielo, buscando el que su familia se formara e inclusive participaran en su propio desarrollo. Desde la niñez, gozando de las excelentes relaciones entre la comunidad, nunca hubo distinciones de clases sociales, vivimos como en una sola casa familiar en paz y armonía

placentera, con bases profundas y arraigadas de hijos bien nacidos. Valores que nos impregnaron en nuestra mente y corazón dotándonos de mucha fortaleza, para resistir los avatares de la vida.
Recuerdo en aquellos tiempos al escuchar las campanadas de la Iglesia de Guadalupe llamando a los diferentes servicios religiosos, brotaba en nosotros un sentido de pertenencia hacía las cosas espirituales. Su párroco Don Rafael Parra Castillo invitaba a participar al pueblo de una forma activa a eventos religiosos, buscando la cordialidad y el diálogo permanente de sus feligreses. Las fiestas patronales de la Virgen de Guadalupe, emotivas llenas de fervor, esperadas durante todo el año, llegaban a disfrutarlas desde la sierra y lugares circunvecinos, innumerables familias. Recuerdo a mis tíos y primos que los esperaba con ansias, para montar en sus corceles y escuchar sus cantos campiranos, así mismo sus interesantes leyendas de sus pueblos.
Lo que era todo un acontecimiento el asistir a la calle Morelos frente a la plaza principal, ya que en estas fiestas guadalupanas, nuestros charros jugaban sus mejores suertes, una de las que más me gustaba, la de los listones de colores, que a gran velocidad de sus caballos tenían que engancharlas en sus aros. Por otro lado la de los gallos enterrados en la tierra que tenían que levantarlos corriendo en sus potros; bellos tiempos, por fortuna siguen con la tradición de la charrería, nos hace sentirnos muy orgullosos de estos formidables charros mexicanos y sus hermosas adelitas, que participan efusivamente en la fiesta charra mexicana.
Las fiestas del pueblo deben de ser del pueblo, y no de unos cuantos, urgen nuevos promotores que realmente se sientan muy mexicanos y vallartenses para volver a hacer sentir la gallardía de nuestra gente. Con todo el debido respeto a quienes gustan de practicar diferentes actividades no propias de una región, que posee tradiciones y costumbres sanas, y que hoy en día parece que se esfuman de una manera vertiginosa; los invito a ser parte.

Para aprender a vivir, debemos de aceptar lo que poseemos, solamente de esta manera se puede alcanzar una vida plena. Sabedores que cuando en esta tierra donde vivimos nos da todo, somos muy privilegiados, me pregunto que debemos hacer para buscar ¿el interés de todos? La verdad me da lástima sentir a veces el desprecio por nuestras cosas sacrosantas, empezando por el respeto a la propia familia y terminando con nuestra relación fraternal hacia el prójimo; ojo mucho ojo, estamos a tiempo de evitarlas, hagamos unidos trascender nuestras profundas raíces.
Cuando llegan los recuerdos siempre los relaciono, con todos aquellos momentos de profundo aprendizaje. La educación desde la preprimaria, en donde se encuentra el jardín de niños Ignacio Luis Vallarta por la calle de Pípila en el centro de la ciudad, cada vez que paso por su ubicación, recuerdo el murmullo de los niños, cantando, contando, saltando y gritando las primeras letras vocales y del abecedario. Con profundo respeto y devoción, recuerdo a mis maestras, que se dedicaban con mucho profesionalismo a nuestra formación, sobre todo por el trato tan humano que recibíamos, siempre sonrientes demostrando su vocación.
La escuela primaria 20 de Noviembre, ícono de la educación que ha sabido ganarse la admiración de todos quienes hemos pasado por sus aulas. Infundir el amor a la Patria, a la familia, a nuestros compañeros y la enseñanza como pilar fundamental en el paso por la vida, fue tarea fundamental de nuestros amados maestros. Quererlos como nuestros segundos padres, es sentirlos dentro de nuestra alma, siempre brotará el eterno agradecimiento a su labor docente. Honor a quién honor merece.
Dicen que una autoridad tiene vigencia mientras se mantiene dentro de los límites del bien y la verdad, no cabe la menor duda que en materia de educación en esos tiempos la ejercían a cabalidad. Debemos siempre tener presente que el ser humano es limitado que todos estamos sujetos a errores, exageraciones muchas de las veces o también aprovecharse de los demás.

Ahora es tiempo de evaluar a quienes tienen ésta responsabilidad. El educar es un privilegio, por eso quienes ejercen esta noble profesión con ética reciban el reconocimiento, ya que por ustedes obtuvimos las herramientas necesarias para abrirnos el espacio a la prosperidad.
La educación secundaria fue un gran tino el militarizarla me refiero a la ETI 49, grandiosa escuela donde nos forjo el carácter, cuantas experiencias su plan de estudios formidable. Jóvenes de ambos sexos convivimos con mucho respeto, la disciplina base fundamental para nuestras vidas, ahora en día nos ha servido de mucho a quienes fuimos egresados de esa institución benemérita. Nuestro uniforme portado con gallardía y nuestro himno que nos hacía vibrar de emoción y entrega a nuestra escuela.
Debemos con intenso amor “el ser siempre agradecidos”. Propiciemos liderazgos donde sean personas honestas, generosas, olvidadas de sí mismas y entregadas a los demás. Somos una comunidad solidaria y hospitalaria que tiene valores familiares notables que lo colocan por encima de muchos otros pueblos del mundo, donde la familia esta muy deteriorada. Por eso cuidémoslo, nuestros valores nos darán garantía de progreso.

-.El premio a la grandeza es la responsabilidad.-

Comments are closed.