Press "Enter" to skip to content

En las urnas electorales la batalla

Por Humberto Famanía Ortega.-

A pocos días en este año electoral del 2018, debemos de mostrar todos los ciudadanos madurez política con el deseo de renovar viejas prácticas electorales por procesos claros y transparentes a fin de crear en esta región jalisciense del V distrito electoral y en nuestro bello rincón paradisíaco, certidumbre para que esta llegue a la conciencia de todos los electores. Mediante este proceso se legitimara la votación a fin de tener autoridades con un amplio apoyo de la ciudadanía y de esta manera crear administraciones mas honestas con una identificación plena con el pueblo sin imposiciones de ninguna índole.

Encontramos voces internas y externas de gentes relacionadas con todos los sectores de la población que desean un verdadero cambio de actitud de quienes pretenden gobernarnos. Se buscan personas que amen estas tierras benditas de Dios con experiencia, arraigo y preparación, no improvisadas, ni impuestas por gobernantes y líderes partidistas que quieren seguir beneficiándose en todos niveles de gobierno. Puerto Vallarta no puede seguir así, en esta región existen hombres y mujeres que desean ser tomadas en cuenta para demostrar sus capacidades, pero se encuentran con verdaderas limitaciones de los que se creen dueños de los partidos políticos; tarde que temprano la tolerancia de nuestro pueblo llegará a su limite y rebasara a las autoridades por sus malas decisiones por eso aplaudo a las candidatos independientes por su participación política.

Dicen que llegar es mas fácil que sostenerse, quienes triunfen en la contienda electoral verán que las condiciones socioeconómicas no son tan favorables, que habrá que buscar soluciones a corto, mediano y largo plazo para poder hacer un papel digno, sino de lo contrario su administración se verá en un caos. Planes y programas realistas son los que deberán de exponerse en las campañas políticas para evaluarlos para emitir un voto razonado y no dejarse llevar por la mercadotecnia mediocre en donde veremos muchas mentiras para tratar de convencer al electorado pintándonos un panorama halagador. Se prefiere la verdad porque todos los sentidos de los electores estarán atentos a los movimientos que realicen los candidatos, somos un pueblo maduro y responsable, que esta luchando por tener autoridades plenamente identificadas.

En honor a la verdad, la esperanza actual de quienes residimos en esta región de Jalisco, radica en que se de un verdadero cambio de rumbo, en donde existan elementos necesarios para buscar una nueva forma de gobernar, en donde se conjugue la experiencia con la capacidad comprobada en materia de administración pública. Para que también la ciudadanía en general sea parte decisiva en el programa de gobierno de la administración en turno, para evitar atrasos en todas las actividades que se den a favor de la comuna.

Por eso la batalla se dará en las urnas, aquel partido o candidato independiente que garantice confiabilidad en la conducción de nuestro municipio será el ganador. Desde luego con estricto apego a la ley  y con pleno respeto a la voluntad popular por eso es necesario durante la jornada electoral que todos nos comprometamos a vigilar de cerca la contienda del próximo domingo 1 de julio del 2018, para que las condiciones de la votación se den bajo un clima de fiesta electoral y no de engaños y acarreos.

Todos aquellos arreglos cupulares donde se manifiesten imposiciones a costa de la voluntad ciudadana, es importante denunciarlas, por eso la necesidad de tener candidatos arraigados a su comunidad, honestos y capacitados para dirigir a una sociedad que ansia justicia y equidad, con conocimientos profundos de la problemática local pero sobre todo con espíritu de servicio. Para que el trabajo que se realice a favor de las causas populares dé excelente resultado para que la armonía contribuya en forma directa al progreso ascendente de esta región prodigiosa.

Lo que es verdad es que aquellos retos que son difíciles se saborean mucho mejor y solamente con sencillez y humildad se proyectará una mejor convivencia entre pueblo y gobierno. Por eso candidatos a puestos de elección popular, hagan un análisis de sus personas y sus alcances de la responsabilidad pero sobre todo lo que implica el gobernar para todos. No se dejen llevar por el rumor y la flauta mágica de quienes son aduladores por conveniencia, porque quienes ya conocemos estos caminos, son los que abundan y representan el cáncer de cualquier actividad administrativa y política, déjense guiar por la lealtad a esta tierra sacrosanta.

Los que no prometen pero si se comprometen con acciones que realmente puedan realizarse y aterricen en verdaderos proyectos viables  con mucha moderación en su conducta, manteniendo siempre en función de emergencia el cerebro, encontrarán un electorado más convencido por eso cualquier candidato de elección popular sin lugar a dudas, contribuirá al mejoramiento de la población o del distrito en el que postulado. Lo más importante no perder jamás el deseo de contribuir a la grandeza de su pueblo con humildad, dejando a un lado la soberbia que ya se esta haciendo muy peculiar cuando se llega al puesto y luego se olvidan de quienes los llevaron  a conquistar esos anhelos tan honrosos.

En estos tiempos en donde los avatares del destino se hacen presentes, en cuanto a problemas creados por el mismo ser humano, debemos de unir nuestros esfuerzos para enfrentarlos con creatividad, paciencia, pero sobre todo con el conocimiento pleno de que existe siempre una salida, si agarramos el toro por los cuernos. Cuando la política funciona ésta compensa sus fallas y evita la crisis social;  cuando la economía se encuentra en una situación buena y próspera, de alguna manera suaviza las tensiones políticas, pero en un tiempo determinado la sociedad misma se vuelve más demandante.

Lo que si afirmo estimados lectores que la nobleza de los vallartenses, radica en la fusión de territorio y espíritu, esencia y anhelo, ésto permite tener una clara conciencia de lo que somos y el rumbo que debemos de imprimir en nuestro actuar. Ahora en día ya es clara la visión de nuestra gente; no más abusos de autoridades en donde coludidos con personas extrañas a nuestros objetivos, han hecho un verdadero daño a nuestro entorno, valores y costumbres. Lo que  nos queda muy claro es que solos se señalan y así solos se van a quedar en ésta rueda de la fortuna de la vida, la historia misma se ocupará de demostrar sus bajezas y el daño irreversible a este pujante municipio que clama justicia.

Me queda muy claro que somos seres vivientes que independientemente de nuestros anhelos individuales, buscamos el interés colectivo para obtener mayores logros en el bienestar social, sabedores que existen algunas divergencias, pero con madurez y tolerancia una vez detectadas, habrá que revisarlas para que así todas ellas se superen, es aquí en donde la unidad y perseverancia será esencial.

Solo les pido mis respetables paisanos vallartenses por dignidad el no ser aliados nunca del “contubernio y del silencio”.

Comments are closed.