Press "Enter" to skip to content

A dos semanas

Una candidata del Verde en la primera semana de campaña y otro de MC el fin de semana fueron asesinados, en lo que representa el saldo rojo de los primeros 14 días de proselitismo, lo cual puede considerarse como un pésimo arranque en este violento Jalisco.

Pero no solamente son las agresiones contra la integridad física de los candidatos, sino las acusaciones contra los corruptos, ejemplificada con una manta monumental en contra del alcalde con licencia y candidato a la reelección en Zapopan, Pablo Lemus y su fiel escudero Juan José Frangié, quien tiene desde hace muchos años, invadida la mitad de la plaza Guadalajara, frente a Catedral.

La manta, del tamaño de la acusación de corrupto para el abanderado de MC en Zapopan, fue colocada el fin de semana en un edificio cercano a la Glorieta Minerva, con foto del alcalde con licencia y su jefe de gabinete, con letras mayúsculas y la leyenda “corruptos y mentirosos”.

El ayuntamiento de Guadalajara no tardó mucho para enviar personal para retirar la manta monumental del edificio mencionado, la cual tiene origen al parecer verdadero, porque en la Auditoría Superior del Estado hay expedientes de denuncia por millonarios faltantes en el municipio zapopano, presentado por regidores del propio ayuntamiento.

Las versiones del gobierno emanado del Partido Movimiento Ciudadano en Zapopan, al igual que otros como el de Guadalajara, tienen estilo propio y uniforme corrupto color naranja.

A Lemus lo acusan de comprar materiales para el alumbrado en diez veces el valor real, con trampas tipo hormiga, luego de que no le fue posible sostener una concesión del alumbrado, debido a que había otros ofertantes del servicios con precios mucho menores de los presentados por la empresa de los amigos del hoy candidato a la reelección Lemus Navarro.

Fuera del tema de los gobiernos corruptos del MC y de los asesinatos no aclarados de candidatos de diversos partidos, la polémica se centró en la propuesta de Miguel Castro, candidato del PRI a la gubernatura, para la creación de otra universidad pública, donde los aspirantes a preparatoria y carreras profesionales no se queden fuera.

El proyecto, con directa dedicatoria al “licenciado”, fue apoyada por el candidato a la Presidencia de la alianza Todos por México, José Antonio Meade. Pero también por López Obrador y su candidato a la gubernatura Carlos Lomelí Bolaños, aunque con la variante de que sería la Autónoma de Morena.

El tema dividió a los candidatos, pero le pegó duro al de cuero cabezudo, quien por su asociación con “el licenciado”, atinó solamente a decir que ya lo había propuesto, pero sin mucha enjundia como acostumbra, porque su principal aliado podría darse la vuelta y otorgar su apoyo a otro candidato, con lo cual se puede descarrilar el proyecto de Alfaro y sus secuaces.

Para el rector de la Universidad de Guadalajara, también colocado ahí por Padilla López, la propuesta de Castro Reynoso es solamente una ocurrencia, aunque no fue tal, porque se pretende la creación de un Organismo Público Descentralizado con el fin de triplicar la matrícula que ahora ofrece la UdeG.

Según el priista, la oferta académica incluiría robótica, inteligencia artificial, medicina con robótica, ciencia de datos, ciberseguridad, nanotecnología, finanzas, manejo de criptomonedas y preparación de “abogados 4.0”.

Para una segunda etapa se impartirían carreras convencionales, con un enfoque tecnológico que aprovecharía el modelo de universidad digital impulsado por la administración de Aristóteles Sandoval.

Ante las críticas que ha recibido su propuesta, Miguel Castro dijo que el proyecto no parte de ninguna ocurrencia y añadió que organismos como el Banco Mundial la han calificado de “excelente y pionera”.

En tanto, el candidato por la coalición Juntos Haremos Historia, Carlos Lomelí Bolaños, afirmó que la apertura de otra universidad pública en Jalisco es viable y ejemplo a seguir, porque Morena tiene ya en operación, 15 universidades en el país

Salvador Cosío, candidato a gobernador por el Partido Verde Ecologista de México, discrepó de la propuesta de crear otra universidad pública y consideró que antes que una nueva, deben optimizar los recursos con que ya se cuenta. “Hay que revisar lo que tenemos, exigir un trabajo eficaz y complementar ampliando la red de la Universidad Tecnológica de Jalisco y los institutos superiores tecnológicos regionales”.

A quien sí le llovió fue al rector Miguel Ángel Navarro por calificar de “ocurrencia” la propuesta de Castro Reynoso para la creación de otra universidad pública para dar cabida a muchos de los estudiantes que no logran ingresar a las aulas de la UdeG.

El rector de la UdeG refirió que la propuesta de Castro Reynoso partía de una probable desinformación, pues ya existía una universidad pública, el Instituto Mario Molina, que daba cabida a carreras del área tecnológica y que, por lo tanto, no es necesario crear una nueva.

El anuncio fue hecho en un encuentro con alumnos de la universidad privada ITESO, con lo cual pusieron a pensar a los asesores de Alfaro, quien reclamaba la paternidad de la propuesta, pero que tiene en contra la movilización del ex rector Bravo Padilla para reunir a su candidato con los rectores de instituciones de educación superior privadas y dar marco a una apresurada propuesta alfarista de crear una red universitaria que aglutine a la universidad estatal y a las universidades privadas y que incluya el otorgamiento de becas para estudiantes que no logran ingresar a la UdeG.

De su parte el alicaído candidato panista Miguel Ángel Martínez, quien fuera secretario de Educación en el estado y subsecretario de Educación en el gobierno federal, entró al tema al decir que desde hace 20 años existe ya esa red de universidades públicas y privadas que hoy propone Alfaro.

El integrante del llamado Grupo Universidad y candidato perredista, considerado comparsa de Enrique Alfaro, Carlos Orozco Santillán, quien fue compañero de la bancada perredista en la LVIII Legislatura, a la cual pertenecía el hoy candidato del MC a la gubernatura. Reclamó que en Jalisco sólo hay y habrá una universidad pública y ésa es y será la Universidad de Guadalajara.

La propuesta de Castro cayó en terreno fértil, pues si hay una queja de las familias jaliscienses, es la escasez de lugares en las preparatorias de la universidad pública, además de lo caro que resulta pagar colegiaturas en los planteles privados.

Encarrerado, Castro abundó en su proyecto, lo cual ha generado preocupación en el cuarto de guerra de Enrique Alfaro, dada la simpatía que despertó la probable creación de otra universidad perteneciente al gobierno y más preocupación porque el candidato de Morena se sumó a la propuesta del priísta.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.