Press "Enter" to skip to content

Llevaditos

En su enésima visita a Jalisco, la candidata independiente Margarita Zavala, se refirió a la guerra iniciada por su marido cuando ella fue primera dama del país, pero con propuestas de darle continuidad al baño de sangre que alcanza ya la docena de años con más de 200 mil víctimas mortales.

Aclaró sin embargo que “la Ley debe proteger a los inocentes”, como si los sicarios y los narcos tuviesen entendimiento de las víctimas colaterales, o el articulado legal pudiera servir de escudo para las balas de los malosos.

La Zavala jamás se ha atrevido a cruzar la Calzada Independencia y sus eventos siempre han sido en las zonas donde radican los panistas, porque de ningún sector podrá sacar votos si no son de las casi desaparecidas fuerzas blanquiazules de Jalisco.

Zavala Gómez del Campo se fue a la Glorieta Chapalita, en los límites municipales de Guadalajara y Zapopan, donde se comprometió a fortalecer todas las policías del país, con la adquisición de tecnología para la investigación y análisis, con estándares de avanzada.

Dicen las malas lenguas que los del INE la incluyeron en la boleta para restarle votos al joven operador de los moches Ricardo Anaya, pero luego le dieron cabida al neoleonés Jaime Rodríguez Calderón.

Al gobernador con licencia le achacan la consecución de sus apoyos a través de imaginería de credenciales, en las cuales incluyeron clones, muertos y hasta alienígenas, lo cual le sirvió para ser ingresado a la boleta presidencial.

Antes los candidatos recibían la limpia en cuanto cambiaban de partido, con lo cual se les quitaba lo corrupto y quedaban más limpios que cartera de obrero a fines de quincena, pero ahora no son los partidos, sino los consejeros del INE quienes ratifican ratas y santifican santos.

Pero ahora se acerca el día del primer debate entre los presidenciables, pero al parecer ahora y por respeto a Margarita, las edecanes no llevarán vestido entallado, sino traje sastre, porque en aquella ocasión, el Quadri escaneó a la que luego se hizo más famosa que cualquiera de los suspirantes.

Estamos a pocos días de ver la guerra de lodo, sonrisas hipócritas y abrazos en los cuales los candidatos quisieran traer puñal en lugar de guantes, y ya desde hace días en los cuartos de guerra los asesores preparan preguntas y respuestas para tundir al contrario.

Tal vez sirva para darle un poco de aire al sofocado PPMeade, lo ocurrido en el evento diplomático en la capital peruana el fin de semana pasado, donde se desarrolló la sesión plenaria de la VIII Cumbre de las Américas, y en la cual Enrique Peña Nieto, presidente de México, y Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, se reunieron para tratar temas bilaterales, en donde el único punto que no se tocó fue el muro que tiene Donald Trump (Presidente de EU) en la cabeza. Por algo será. Pence señaló: “Para mí es un enorme placer poder estar aquí y encontrarnos con el presidente Peña Nieto para hablar de temas que son importantes para ambos países”. A México le llueve respeto, a Siria bombas. Las amenazas de Donald Trump a México son sólo palabras.

Otro sopapo que le dan a los competidores por el segundo y tercer lugar en la contienda presidencial, es lo desvelado por el ex presidente nacional panista Manuel Espino Barrientos, quien decidió apoyar a Andrés Manuel López Obrador, en su carrera hacia la Presidencia de la República.

En una asamblea Nacional Extraordinaria, mil 228 integrantes de 638 agrupaciones, afines a la organización, votaron uno a uno por mayoría a favor del abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia. Nada que asombre.

El prieto del arroz resultan ser los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) quienes se apostaron en un evento del candidato José Antonio Meade, en Puerto Escondido, Oaxaca.

Los “maestros” amedrentaron a militantes tricolores presentes en el mitin, sin importarles que había mujeres y niños. El candidato de la coalición Todos por México, por supuesto, condenó la agresión y exigió que se investigara el acto violento.

Pero nada se puede hacer en contra de los presuntos maestros. Después de amagar en varias ocasiones a los maestros disidentes, resulta que el titular de la Secretaría de Educación Pública, Otto Granados Roldán, no tiene atribuciones ni facultades para separar de su cargo a ningún maestro en las entidades federativas, porque desde 1992 la relación laboral del personal docente es con la autoridad educativa estatal.

Así lo dio a conocer la SEP en un comunicado de prensa, donde explica los alcances de la sentencia dictada por un Juzgado de Distrito con sede en la Ciudad de México, que ordena sancionar a aproximadamente 60 maestros de Oaxaca por faltas acumuladas en junio de 2015.

Detalló que, en todo caso, es el IEEPO el facultado “para emitir los actos jurídicos correspondientes a través de los cuales puede determinar la separación en el servicio al personal docente”. Sin la ley de su parte.

Y ojalá esa sí la cumplan. El PRI, apoyado por Nueva Alianza y el PVEM, presentó una iniciativa de ley para quitar el fuero a los políticos. Fue el priista Carlos Iriarte quien dejó claro que todos enfrentarán la responsabilidad penal o administrativa, sin distinción procesal alguna.
Felipe Calderón en una conferencia magistral en la Escuela Libre de Derecho defendió la estrategia de seguridad que implementó durante su sexenio y calificó como “pecado” el que no se haya combatido el crimen en tiempo.

Enfatizó que su gobierno tuvo como objetivo hacer de México un país de leyes, pues a su llegada encontró una “captura (del) Estado”. Calderón aseguró que su objetivo fue el Estado de derecho, hacer del país un espacio donde las instituciones garantizaran la seguridad pública de las familias. Y es evidente que no cumplió su objetivo. ¿O sí?

Pero ¿Quiénes son los que no escuchan el clamor para que acabe la violencia? ¿Los que están obligados a mantener la paz en los municipios que administran, los gobernadores, los cuerpos policiacos municipales y estatales?

Ahora la política es tan peligrosa, que ocurrió el primero del año: mataron a otro alcalde. Fue en Puebla. José Efraín García García, presidente municipal de Tlanepantla, falleció en un hospital de Tepeaca, después de ser acribillado en San Francisco Mixtla, uno de los municipios más pequeños de esa entidad.

Horas antes, en Michoacán, Maribel Barajas Cortés, candidata a diputada por el Partido Verde, fue asesinada, pero tanto las autoridades locales como las federales parecen estar más sordos que una tapia, tanto que no escuchan el fragor de las ráfagas.

Y en este tema, se suman preocupaciones por la inclusión del santo oficio en los hechos violentos. Salvador Rangel Mendoza, el obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa,

Según el de la sotana, el maloso hizo el compromiso de no asesinar más candidatos en la violenta entidad, pero lejos de recomendarle mesura, los obispos apoyaron la actitud de su par. “Los obispos de México estamos con el señor Rangel, estamos con él en su trabajo, valiente, arriesgando su vida por el pueblo a él encomendado”, dijo Alfonso G. Miranda Guardiola, de la Conferencia del Episcopado Mexicano, como si de verdad dios tuviera necesidad de que lo representen esos sinvergüenzas.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.