Press "Enter" to skip to content

Todos en campaña

Es tanta la expectativa despertada por la elección en México, que también el del bisoñé rubio, presidente de la nación norteamericana, le entró al debate y para que no se les olvide que ahí está de metiche, Trump lanzó una serie de amenazas contra nuestro país.

De todos es conocida la locura del presidente gringo, pero sí distrajo la atención y quedaron de lado algunas de las propuestas de los candidatos presidenciales. Trump siempre con su vulgar estilo.

Tal vez se trate de un recordatorio, por la unanimidad de los mexicanos a favor de Hillary Clinton y en contra del magnate, lo cual es visto como una venganza del orate, con apoyo para los candidatos opositores al actual régimen mexicano.

Por si fuera poco, entraron también a las campañas los señores de la sotana, concretamente el obispo guerrerense Salvador Rangel, quien afirma tener comunicación cordial con los jefes del crimen organizado en la región de Chilpancingo.

Sentenció el obispo que los jefes de las bandas criminales, le van a perdonar la vida a los candidatos, con la condición de que no compren votos y cumplan sus promesas de campaña, aunque tal vez se trate de las mentiras recurrentes de los señores del ropón rojo.

Con todo y las intromisiones del mandatario gringo y del ensotanado de la capital guerrerense, los candidatos presentaron sus propuestas, entre ellos el abanderado de la coalición Todos por México.

En su primer día de campaña, anunció Meade una agenda en la cual se incluye la seguridad e igualdad de la mujer mexicana, con turno ahora para las empleadas domésticas, para quienes promoverá la seguridad social, prestación de la cual muchas de ellas carecen.

También ofreció el abanderado tricolor del otorgamiento de créditos a la palabra y sobre todo, guarderías de tiempo completo, con inclusión de horarios nocturnos para las madres trabajadoras, algo de lo cual habremos de estar pendientes.

El puntero de las preferencias electorales tiene ahora un plus llamado Beatriz Gutiérrez Müeller, quien ahora acompaña al Peje sin dejar de sonreír y para muchos analistas es un plus en la campaña de López Obrador.

La esposa de Andrés Manuel López Obrador parece que será un nuevo empuje en la campaña. Los simpatizantes del tabasqueño la quieren, la apapachan, le lanzan consignas de apoyo. Beatriz sólo sonríe y se deja querer.

Apenas el sábado, en el aeropuerto de lo que antes fuera el Paso del Norte, donde Benito Juárez restauró la República en el siglo XIX, y donde Francisco I. Madero dio el golpe letal a la dictadura de Porfirio Díaz, la maestra en Historia por la UNAM regañó a su marido.

Los panistas en su ámbito de campaña, se tararean la canción de Lupita DÁlessio, “te pareces tanto a mi”, el actual Ricardo Anaya y la ex Margarita Zavala, ya son vistos como iguales y con resultado para el uno de julio, en un empate por la tendencia del electorado en disputa. Sus apoyadores son sus compañeros y ex compañeros.

Sin duda la fortaleza de Margarita se encuentra en el viejerío albicelestial y es por ello que la campaña del queretano se encuentra más enfocada a la alianza con los del PRD y del Movimiento Ciudadano, partido que solamente tiene presencia en Jalisco, donde de plano Anaya no es aceptado ni por panistas y sus partidos coaligados.

Al menos en el arranque, el queretano ha sentido la frialdad de sus presuntos aliados. En Celaya donde organizaron la reunión en el estadio Miguel Alemán Valdés, llegó el presidencial pero los asoleados parroquianos debieron esperar una hora para que llegara el candidato a gobernador, quien cual diva se dio a desear. Es Diego Sinhué, candidato de la coalición Por Guanajuato al Frente. Los acarreados del PAN, PRD y MC se enfadaron y muchos se fueron, por lo cual el recinto estuvo semivacío.

Sin embargo entre los presidenciables, el gran perdedor resultó ser Jaime Rodríguez Calderón, el ex Bronco de Nuevo León, quien prepara su regreso al despacho de Gobierno de su entidad, pero muchos de quienes fueron sus fans, ahora revivieron el asunto del Cobijagate, un fraude que como siempre, no fue castigado, pero que los neoleoneses no olvidan.

Y si bien primero fueron sus detractores quienes insistían en que no volviera a la gubernatura, ahora hasta sus propios excolaboradores lo rechazan. Miguel Treviño de Hoyos, quien fue encargado de la Oficina del Gobernador, publicó un video en Facebook en donde le pide que no vuelva porque Nuevo León no se merece un gobernador con fama de tramposo. Ni hablar.

En Jalisco ya se dieron los primeros ataques de los detractores, no en la persona del candidato del PRI a la gubernatura, pero sí contra las imágenes publicitarias, las cuales han sido deformadas con navajas.

Esto no ha detenido a Miguel Castro Reynoso, quien sostuvo una reunión en la Plaza Fundadores, donde dio a conocer que no portará el logotipo de su desteñido Revolucionario Institucional, porque quiere que lo reconozcan por su trabajo.

Pero si Miguel Castro Reynoso no quiso portar el emblema del tricolor, en sus promocionales, el panista optó por no mencionar sus apellidos y solamente dice ser Miguel Ángel.

Carente de propuestas, el panista, quien tiene enfrente todavía impugnación por la candidatura, se fue a parar enfrente de la escultura Sincretismo, cuestionada por los grupos católicos y en intención de debilitar al regordete ex alcalde de Guadalajara, hoy candidato de MC para la gubernatura.

El evento de Miguel Ángel no pudo ser más deslucido y pone al PAN en su justa dimensión, ya sin los aliados que antes apoyaron para que Enrique Alfaro fuera el presidente municipal de Guadalajara, además que tiene algún obstáculo todavía frente a sí.

César Madrigal, quien ha desaparecido prácticamente del mapa, todavía no da color azul en alguna de las campañas y parece estar todavía en espera de que el Tribunal Electoral le dé el golpe de gracia a Miguel Ángel, a quien acusa de haber sido juez y parte, porque en sus manos le entregó la documentación como precandidato a la gubernatura del Estado, pero fue traicionado por los dirigentes del Frente conformado por el PAN, PRD y MC. Como diría el Ché Rodríguez Cruz en sus tiempos, esperen programa.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.