Press "Enter" to skip to content

Reedifican viviendas con la comunidad

Obras de la compañía de Jesús y la asociación civil Casa y Ciudad colaboran en la reconstrucción de comunidades en San Mateo del Mar, Oaxaca, afectadas por los sismos de septiembre pasado. El Día de la Comunidad Solidaria se dedicará a esta causa.

La coordinación de los planos, los estudios de mecánica de suelos y los talleres de diseño participativo son algunas de las acciones que se coordinan desde el ITESO en la reconstrucción de viviendas en la población de San Mateo del Mar, Oaxaca, después de los sismos de septiembre pasado.

En el equipo que participa en la reconstrucción hay docentes y profesionales que egresaron del ITESO, la Ibero Ciudad de México, el Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA), así como la Fundación Loyola e integrantes de la organización Casa y Ciudad AC.

Gerardo Cano, profesor del Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano del ITESO y coordinador de las labores de reconstrucción, explica que el trabajo lo lleva a cabo un grupo multidisciplinar “con el que se busca coordinar tareas como llevar a cabo los planos, los levantamientos, las entrevistas, los talleres de diseño participativo, la asesoría técnica de la reconstrucción de viviendas y establecer la logística para cada brigada que vaya a San Mateo del Mar”.

Hasta el momento se han llevado a cabo estudios de mecánica de suelos, debido a que el poblado “está asentado sobre una barra de arena”. También se han hecho levantamientos de predios, entrevistas con las personas y talleres para conocer los usos y costumbres de los integrantes de la etnia Ikoot.

“Es necesario conocer sus necesidades, que no son las mismas que tienen las personas que viven en una zona urbana”, agrega Cano.

En esta tarea se ha contado con el trabajo de Francisco Avendaño, egresado del ISIA, quien junto con Laura Fiallo, jefa de una sección de la autoridad comunitaria, forma parte el equipo local del proyecto de reconstrucción en San Mateo del Mar.

Los trabajos comenzaron en octubre de 2017 con los estudios de mecánica de suelos, recuerda Cano.

“Se han hecho censos e investigado; además de las visitas quincenales a Oaxaca, se ha recurrido a fuentes de información bibliográfica o electrónica para profundizar en aspectos como el tipo de vivienda, los fenómenos que se suscitan en la zona y el nivel socioeconómico de estas personas”, añade el profesor del ITESO.

Otra de las acciones que ya arrojó resultados fue el censo de la población y el recuento de los daños.

“Ya hicimos de un padrón de gente que no tenía ayuda de gobierno, entre las que hay personas de la tercera edad que tienen problemas de salud, dos de ellos muy graves; madres solteras a las que se les cayó su cocina y que viven de hacer artesanías o de vender alimentos”, comenta Cano.

En las edificaciones de vivienda de la región, las cocinas y los dormitorios son vitales, razón por la cual ya se empezó con la excavación y el mejoramiento del suelo donde se ubicará a doce familias. “Es un proyecto piloto que se pretende continuar con otras familias”, explica el profesor, y agrega que, de acuerdo con la investigación realizada, se trata de 300 personas que perdieron algo a raíz de los sismos de septiembre pasado y que no cuentan con apoyos del gobierno federal.

El equipo del ITESO está integrado por egresadas y egresados de las maestrías en Ciudad y Espacio Público Sustentable, y en Proyectos y Edificación Sustentables, y de las licenciaturas en Arquitectura, Ingeniería Civil y Psicología. Entre ellos se encuentran Carlos Estrada, quien es el coordinador técnico del proyecto; Luis Vanegas, Adriana García, Nora Samayoa, Azucena Ibarra, Carolina Collignon y Wendy Escárcega.

“Hay un comité local, cada 15 días va una brigada a la región y se cuenta con un residente base en San Mateo del Mar”, platica el profesor.

 

Campaña solidaria

Este año, la campaña del Día de la Comunidad Solidaria del ITESO se dedicará a reunir recursos para dotar de sistemas de captación pluvial a 15 familias de la comunidad Ikoot de San Mateo del Mar, Oaxaca, ya que en la actualidad deben trasladarse varios kilómetros para conseguir agua limpia.

Estos sistemas ayudarán a reducir los riesgos de enfermedades derivadas del consumo de agua contaminada.

La meta es reunir 150 mil pesos para dotar de agua a la comunidad usando tecnología alternativa y aprovechando el alto índice de lluvia que registra esta región de Oaxaca.

Los interesados en colaborar se pueden sumar depositando sus donativos en los botes de Unired que habrá en distintos puntos del campus, o por medio de depósitos bancarios a nombre de Fundación San Ignacio de Loyola, AC, en Banamex, sucursal 958, cuenta 8082587, clabe: 0021 8009 5880 8258 75. Para solicitar recibo de donativo se deben enviar los datos fiscales y comprobante de depósito al correocontacto@fundacionloyola.mx, con copia a carmen@iteso.mx.

Comments are closed.