Press "Enter" to skip to content

Ware room

Así sea la campaña en el municipio más pequeño, cada una debe contar con un cuarto de guerra, ware room le dicen los gringos. Es en ese confesionario donde se toman las decisiones de los asesores, se construyen las propuestas y se modifica hasta el modito de andar.

En el caso de los suspirantes a diputados, se construye desde ahí la agenda legislativa, aunque luego en los partidos políticos les den línea para levantar la mano, pero también se les dan pauta a los candidatos con rumbo a, durante y después de la campaña. En el caso de la presidencial, inicia el 29 de marzo.

El tono de la actual campaña, hoy en período de inter, no tiene precedente y sí más complejidad en este juego complejo, donde siempre pierde el más conejo, con más de tres mil puestos de elección popular en competencia.

El panorama actual es ventajoso para López Obrador, con panista a punto de convertirse en prófugo de la justicia y se subida para el abanderado del tricolor de apellido Meade, quien la tiene cuesta arriba y panorama también sombrío.

Con la bandera del perdón, el Peje parece ir en caballo de hacienda, principalmente porque ha sumado para su causa a quienes hasta hace poco eran sus más aferrados enemigos y ahora los tiene hablando y actuando a su favor.

Entre sus colaboradores y al parecer leales cercanos, está Germán Martínez, quien fuera presidente nacional del PAN y guachoma de Felipe Calderón durante la elección de 2006, cuando mandaron al PRI a la tercera división con su candidato Roberto Madrazo Pintado.

Tiene además como ya lo habíamos comentado, a Gabriela Cuevas, senadora hoy ex panista quien se distinguió como una de las detractoras del Peje, además del jalisciense José María Martínez, también posesionario de un escaño en el Senado, surgido del ala tradicionalista del PAN.

Ellos forman parte de su consejo asesor en el ramo electoral y en el caso de Germán Martínez, se encuentra enlistado entre los plurinominales de Morena para el Senado de la República.

Otro notable que lo acompañó como secretario de Seguridad cuando López Obrador fue jefe de Gobierno de la capital, es Marcelo Ebrard, quien le coordina la campaña en la Primera Circunscripciòn, y fue regresado de su autoexilio en el todavía no aclarado escándalo de la Línea 12 del Metro.

Aunque parecía que el berrinche sería muy durable, finalmente no fue así y el zacatecano Ricardo Monreal no fue candidato a la Ciudad de México, pero a cambio es coordinador de la Segunda Circunscripción.

Para desgastar todavía más el equipo de Anaya y el Frente de enfrente, fue incorporada al equipo pejista Tatiana Clouthier, nombrada coordinadora de campaña, con la intención de atraer a los insurrectos del PAN. Con todo y sus cuestionamientos, fue incorporada al equipo de Morena el empresario Alfonso Romo, quien funge como enlace con la Iniciativa Privada.

En el caso del priísta externo Pepe Mid, quien tiene en sus confianzas a Vanessa Rubio, quien ha sido su compañera en varias dependencias de los gobiernos federales donde se Mieade se ha hecho notar. Ella fue nombrada coordinadora de la Oficina del Candidato, algo así como un cancerbero del averno.

Vanessa tiene voz más autorizada que los voceros oficiales de Mead y en caso de un eventual triunfo del PRI, se perfila para tener la titularidad de la Oficina de la Presidencia. Si gana Meade.

Tal vez le haría falta acercar más a los políticos que a los técnicos, toda vez que su jefe de campaña es Aurelio Nuño y se integró también Eruviel Ávila, fugaz presidente del PRI en la capital del país.

El ex secretario de Gobernación, uno de los posibles contrincantes, es coordinador de las campañas a senador del PRI, cargo que para algunos analistas es como un premio de consolidación por no haber logrado la candidatura.

El ex presidente nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones, coordina los trabajos en la primera circunscripción; Beatriz Paredes, otra expresidenta del PRI nacional, encabeza la tercera circunscripción.

Pero si el Peje integró a ex calderonistas, también Meade tiene como cercana a Alejandra Sota, quien fuera coordinadora de Comunicación Social en algún periodo de la presidencia de Calderón y a Javier Lozano Alarcón, senador y exsecretario del Trabajo en el sexenio pasado, hoy convertido en vocero de José Antonio Meade.

A considerar la ya casi candidata independiente Margarita Zavala, ha conformado su equipo más cercano de colaboradores con personajes que todavía militan en el PAN y que la han apoyado desde el inicio de su búsqueda de la candidatura presidencial.

Uno de los liderazgos más simbólicos en el equipo de Zavala es el de Manuel Gómez Morín Martínez del Río, nieto del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, en quien los panistas tienen una de sus principales inspiraciones políticas.

Zavala supo conservar a sus amigos panistas, todos ellos inconformes por la candidatura de Ricardo Anaya, entre otros a los exgobernadores panistas Fernando Canales Clariond, de Nuevo León; Alberto Cárdenas, de Jalisco; y José Guadalupe Osuna Millán, de Baja California. En su equipo están también Eufrosina Cruz y Patricia Espinosa Torres, exdiputadas federales. Todos ellos siguen en el PAN.

El estatuto del PAN dice que está prohibido apoyar al candidato de otro partido, pero no habla de un candidato ciudadano sin filiación partidista, como lo es Zavala, quien también tiene en su equipo a Consuelo Sáizar, quien fuera directora del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); y de Irma Pía, quien fue coordinadora del área de comunicación social de Josefina Vázquez Mota, cuando fue candidata presidencial.

Presume también Margarita que su esposo, el expresidente Calderón la apoya al cien, pero no ha renunciado a su militancia panista, por lo que también podría enfrentar un procedimiento en su contra por apoyar a otra persona que no sea Ricardo Anaya.

Y dicen que no lo van a cambiar, pero el rompimiento con varios sectores —que incluyó la salida de algunos de ellos del partido— dejó al candidato con el apoyo de contados panistas, por lo que tuvo que apoyarse en gente de los partidos aliados.

Anaya se ha rodeado de un grupo compacto que le ha sido fiel en la construcción de su estructura partidista, en donde no figuran grandes personajes del panismo tradicional y todavía no presenta a su equipo de campaña, aunque solamente le quedan tres semanas para conformar su equipo.

Tal vez el más notable de sus padrinos es Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno del Sagrado Corazón Fernández de Cevallos y Ramos, a quien nombró como su asesor legal y quien lo ha defendido de las acusaciones que la PGR ha hecho de la presunta participación de Anaya en una red de lavado de dinero, lo que ha sido calificado por ambos como una estrategia de persecución política.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.