Press "Enter" to skip to content

Sáquenla

Porque ya quiere continuar con la agenda programada, el candidato presidencial de Por México al Frente, quiere que ya le saquen la mano y cesen las investigaciones por lavado de dinero en su contra.

El fin de semana la culpa ya no fue del PRI, sino del Presidente Peña y pidió a sus pares del PRI y Morena que lo auxilien, porque después podrá ocurrirle a otros. “No meta las manos”, pide Anaya al Ejecutivo federal.

Advirtió a otros candidatos de oposición que también pueden ser víctimas de lo que a él le pasa en estos momentos. Señaló que en vez de que se investiguen casos de corrupción como el de la Estafa Maestra o el caso Odebrecht, donde están implicados miembros del mismo partido de EPN, toda la atención de la PGR está centrada en el caso Barreiro. “Señor presidente, así no”, señaló.

Según Anaya, se le seleccionó como objetivo de una campaña de difamación debido a que en su campaña ha prometido castigar la corrupción, en tanto que Andrés Manuel López Obrador prometió perdonar al Primer Mandatario y a todos sus colaboradores.

El panista agregó que, de no haber castigos, sin consecuencias no se va a terminar el problema de corrupción que afecta a todo el país.  En palabras de Anaya, su combate a la corrupción no reparará en la militancia de quien se corrompa y aseguró que no cambiaría su compromiso de llegar a la Presidencia junto a la coalición conformada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, esto en relación a los rumores sobre una sustitución de candidato en el Frente.

Lo acompañaron los dirigentes nacionales de los partidos: Dante Delgado, de Movimiento Ciudadano; Damián Zepeda, de Acción Nacional y Manuel Ganados, del Partido de la Revolución Democrática. En días pasados, líderes del Frente han hablado de romper contacto con el gobierno federal.

En el cuarto de guerra del queretano, los operadores de redes sociales no se encuentran contentos, pese a que su candidato incrementó en 84.7 por ciento su presencia en el internet la semana anterior.

De acuerdo con una medición de Security Consulting Technology Risk Management (GLAC), entre el 24 de febrero y el 2 de marzo, Anaya “acumuló 540 mil 233 menciones en redes sociales y medios digitales de comunicación, lo que representó un incremento de 84.7 por ciento respecto de la semana anterior”, pero fue por los memes derivados de la acusación no refutada por lavado de dinero en su natal Querétaro

De su parte el Peje ya tiene más ex panistas en su equipo, como se demuestra la conformación de su consejo asesor para asuntos electorales, donde ya se encuentran los senadores Gabriela Cuevas y José María Martínez, además de Germán Martínez que fue presidente de Acción Nacional.

La tarea encomendada por López Obrador para los ahora ex panistas, es cuidar que no se utilice dinero de procedencia ilícita en la contienda, misión demasiado complicada y la cual realmente corresponde a la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Electorales (PEPADE).

Y en lo referente a la petición de ayuda por parte de Anaya, el candidato de Morena pidió investigar el asunto de los moches, donde también se involucra a Ricardo Anaya, al recordar que el ahora candidato presidencial del PAN-PRD-MC, era coordinador de los diputados del PAN cuando se descubrió esa acción irregular en la que incurrían legisladores del blanquiazul para quedarse con el 10 por ciento de todos los recursos que promovían para obras en municipios.

López Obrador dijo que si en verdad se quiere castigar la corrupción en México se tiene que  saber la verdad e investigarse a Anaya, pero también a José Antonio Meade por supuestas irregularidades cuando estaba al frente de la Sedesol.

De gira por Sinaloa, López “pintó su raya” de Ricardo Anaya sobre la posibilidad de respaldar al abanderado presidencial de la coalición Por México al Frente sobre lo que llama una campaña en su contra y recalcó que se deben investigar los presuntos actos por lavado de dinero que se le imputan al panista.

Al preguntarle si se sumaría a Anaya, respondió que los de la mafia del poder no entienden, porque el candidato panista se ha reunido varias veces con Peña Nieto en lo oscurito, además que Anaya está acostumbrado a mentir.

Quienes vigilarán al gobierno durante la campaña, son Germán Martínez, antiguo líder nacional del PAN, quien fungió como secretario de la Función Pública durante el gobierno de Felipe Calderón; la senadora Gabriela Cuevas, quien fue jefa delegacional de Miguel Hidalgo de 2006 a 2009; el senador José María Martínez, dos veces diputado local por el PAN y coordinador de su bancada, y Jaime Cárdenas.

Este equipo, agregó el tabasqueño “nos va a ayudar precisamente a coordinar todo lo que es la observación tanto en México como la invitación a observadores extranjeros, porque queremos que la elección sea libre, sea limpia, queremos que haya democracia. Queremos una verdadera y auténtica democracia”.

José Antonio Meade también respondió al pedido de Anaya y eligió el discurso más importante desde que fue destapado como candidato del PRI a la Presidencia para asumir una posición: el que la hace la paga.

El mensaje contra la impunidad no tiene un destinatario específico, va para todos, los del partido que lo impulsa y también los opositores. Desde luego en la mente de los asistentes tomaron forma varios de los gobernadores priistas ahora perseguidos por la ley y también el candidato panista, señalado por el delito de lavado de dinero.

Meade considera que el candidato panista usa la campaña para lavar sus culpas y dijo que sin importar el partido implicado, que se castigue a quien haya violado la Ley en el marco del aniversario del PRI.

Como único orador en el 89 Aniversario del PRI, Meade convocó a los priistas a dar “la batalla de sus vidas” en estos comicios, pues les advirtió que perder es hipotecar el futuro de nuestros hijos y poner en riesgo las instituciones que este partido ha creado para darle estabilidad a nuestro país.

En ese sentido, y en clara alusión al candidato del PAN-PRD-MC, acusado de lavado de dinero, Meade reconoció que hay un fundado enojo en México por  la inseguridad, la violencia, la impunidad y la corrupción que se registra, por lo cual aseveró que se castigará a todos los que hayan violado la ley “sean del partido que sean” pues “el que la hace, la paga”.

“Ningún candidato puede usar la contienda para lavar sus culpas ni su dinero; no hay cortina de humo que valga. ¡El que la hace, la debe pagar!”, advirtió en clara alusión a Ricardo Anaya, acusado de triangulación y un presunto lavado de dinero .

Frente a gobernadores priistas, legisladores y dirigentes de sectores y organizaciones , Meade retomó el discurso del malogrado candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio de “México tiene sed de hambre y de justicia” y reconoció que  ha habido errores y políticas equivocadas que implicaron costos para el país y para el PRI, pero justo por eso están decididos a impedir que el país se vuelva a tropezar.

Total, nadie defiende a Anaya y esto reitera lo dicho en anterior entrega. Anaya se encuentra solo y los del MC y perredistas, buscan solamente refrendar los lugares en las curules y escaños en el Congreso federal.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.