Press "Enter" to skip to content

No reelección

En un recorrido realizado por diversos municipios, la pregunta para quienes participarán en la elección del uno de julio, fue si consideran adecuado que los ahora integrantes del gobierno obtengan la reelección.

Ha sido tanto repetido el lema del sufragio efectivo, no reelección, que al menos en los mayores quedó indeleblemente grabado, por lo cual la respuesta es no para quienes tienen la intención de repetir y fue por ello que también la farsa denominada “ratificación de mandato”, no pegó en ningún municipio de Jalisco.

Hace 17 años Rodolfo Domínguez Valle ganó la elección después de fallecido, pero quien asumió la presidencia municipal fue Pedro Ruiz Higuera, vástago del primer diputado de partido en Jalisco, ganada en tribunales luego de una dudosa elección de Guillermo Ruiz Vázquez contra Heliodoro Hernández Loza.

Después de esos 17 años Rodolfo Domínguez es ahora presidente municipal, en calidad de interino, tal vez para remover el afecto que despertó en ese tiempo el Rodolfo, a quien me tocó entrevistar en aquella, en ese tiempo la estación de radio más importante de Puerto Vallarta. Quedaron pendientes todavía algunas charlas al aire, porque Rodolfo enfermó y sus coordinadores de plano lo reventaron con el ritmo de una campaña que no resistió.

Si los del PRI se ponen listos, tendrán mucha tela de dónde cortar para desgastar al de por sí desgastado Cepillo, con el plus de la mala fama que arrastran los candidatos a diputados del partidillo Movimiento Ciudadano, porque el joven Domínguez no tiene capacidad para cuidarles las espaldas.

Ahora el Cepi se prepara para remontar una cuesta muy de subida, porque tiene enfrente en el PRI, un candidato fresco, sin escándalos, sin el desgaste del gobierno, tan fallido como fue el de su antecesor y con problemas que con todo su esfuerzo no pudo corregir.

Un candidato al gobierno estatal que no pudo levantar y cada día se le cae un punto en las preferencias electorales, pese a la presunta ventaja que tiene por encima de los otros suspirantes.

Por tratarse de un candidato con característica de traidor y maestro del engaño, su candidato a gobernador ha ordenado movimientos como la salida de Alberto Uribe con un supuesto pleito, pero con Carlos Jaramillo Gómez como Presidente Municipal Interino en Tlajomulco, quien es de todos sabido, es de las confianzas de Alfaro, y por eso se les cayó el engaño al candidato a gobernador y su supuesto enemigo, quien sería caballo de Troya en el equipo de López Obrador.

En la pelea por la grande el más golpeado fue durante la semana el abanderado de Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, luego de sacarle todavía más sinvergüenzadas, a lo cual se agregan los movimientos de su ex compañera Margarita Zavala Gómez del Campo.

Según los sondeos realizados a publicarse en la semana que inicia, los números marcan un retroceso en las cuentas de Anaya Cortés y un repunte de la fémina, cuyo plan en el cuarto de guerra de la esposa del esposo, se activan los contactos en Jalisco y Nuevo León, para generar el voto cruzado para que la base panista vote por los candidatos a presidentes municipales y diputados por el PAN, pero para la presidencial, por Margarita en lugar de Ricardo Anaya.

La candidatura de Miguel Ángel Martínez fue lograda según las malas lenguas, por los operadores de Margarita, quienes le hicieron manita de puerco al dirigente nacional panista, con el argumento que César Madrigal promovería voto en contra del imberbe, por su cercanía con Moreno Valle, quien planearía venganza contra el candidato panista.

La pretensión según los malhablados, es que mandaron a Martínez para que decline a media campaña a favor de Enrique Alfaro, lo cual el candidato panista niega más veces que san Pedro antes de que el gallo cante dos veces.

Otros candidatos zavalistas, son los abanderados panistas de Nuevo León y harían realidad el voto cruzado a favor de Margarita. Sus nombres, Felipe de Jesús Cantú (Monterrey), Pedro Garza (Guadalupe) y Rebeca Clouthier (San Pedro Garza García). Debe anotarse que en Jalisco, Margarita sufrió las instrucciones alfaristas y no logró el uno por ciento de la lista nominal para apoyar su candidatura presidencial.

En el otro frente, el tricolor, salieron personajes no muy significativos pero sí mediáticos. Dieron nombramientos con premura para Salvador Rizo Castelo como coordinador de la campaña de Meade en Jalisco, a la salida de Claudia Delgadillo, quien se fue a Morena con la promesa de ser candidata a la presidencia municipal de Guadalajara.

Como siempre los políticos no leen la letra chiquita y olvidaron que Ebrard, quien coordina la Primera Circunscripción para la campaña del Peje, vio volar la diputación porque se había anotado como precandidato en la lista del PRD y luego pretendió ser pluri en el partidillo Movimiento Ciudadano. Claudia se anotó como precandidata en el PRI y le sucederá igual.

Para la campaña de Miguel Castro Reynoso, le fue tomada la protesta como coordinador de campaña a un peso pesado. Raúl Juárez Valencia es quien tomará las riendas de los esfuerzos tricolores para la gubernatura.

Sin la bendición de Alfaro y como culopronto, Sergio Chávez anunció su salida del PRI porque su partido “perdió el rumbo”, pero en la desorientación el alcalde tonalteca ya iba contagiado, porque se enlistó en las filas de Enrique Alfaro. Gran error, como lo comentaron quienes le dieron la “cariñosa despedida”, entre otros el candidato a la presidencia municipal Osvaldo Bañales.

La novedad en Morena es la coordinación existente entre los partidos políticos aliados, principalmente el PES comandado por Gonzalo Moreno Arévalo, quien en reciente entrevista en nuestro programa de Canal 58, había anunciado la candidatura para Avelino Galván a la presidencia municipal de Zapopan, el cual fue aceptado por las dirigencias del PT y Morena. Evitaron con ello la ruptura, toda vez que el gallo para la presidencia zapopana era para un regidor cercano al abanderado por la gubernatura, Carlos Lomelí Bolaños, quien hasta el final sostuvo a Pepe, quien estará más ocupado en la campaña estatal de López Obrador y su sensei, el mascotense Lomelí Bolaños.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.