Press "Enter" to skip to content

Del closet

Con las posiciones ocupadas por los integrantes del Grupo Universidad, se confirma que un Jalisco libre de Padilla López, resulta más que imposible y de lo anterior se deduce que “el licenciado” es quien tiene más piezas en el proceso electoral de Jalisco.

Lejos y en el olvido quedó la declaración de Enrique Alfaro cuando asumió por el PRD la presidencia municipal de Tlajomulco, territorio que declaró libre de Padilla, pero el poder del dueño de UdeG, acotó a Alfaro, al grado que en caso de llegar a la gubernatura, no será lucha de cárteles, sino de las pandillas gobiernistas contra las estudiantiles.

Del odio Padilla y Alfaro comenzaron de un momento a otro un romance vergonzoso, hasta llegar al matrimonio escandaloso y quienes fueron enemigos en el 2012, en solamente seis años ahora conforman una sociedad más que marital.

Ahora la situación parece indicar que Tonatiuh Bravo Padilla se perfila para presidir la comisión de Educación, pero ahora en la Cámara Alta, luego de ser propuesto para uno de los escaños de la alianza PAN-PRD-MC.

En la lista de cercanos a Padilla López se encuentran además de Bravo Padilla, Mara Robles y Enrique Velázquez, ex diputado local y ahora dirigente sindical de los académicos, hueso que no tendrá que dejar, pero que bien le servirá para apoyar al otrora ahijado de Emilio González y ahora con su padrino Raúl.

El problema no representa nada de momento para los pupilos del “licenciado”, pero en caso de que de verdad Enrique Alfaro llegase a ganar la gubernatura, el desmadre que se armaría con los del partidillo contra quienes de verdad pueden hacerlo sentarse en la de Aristóteles.

De entrada debe evitarse que los universitarios queden inconformes con la repartición del pastel, eso si quieren tener gobernabilidad, algo muy difícil tratándose del pelón, quien como dijera el padrino de Kumamoto, se calienta al primer rozón. Pero quien vende su alma al diablo, deberá recordar que no solamente se trata del dinerito para la UdG, sino también para los hospitales civiles y los subsidios culturales, como postre la plaza de Mexicalztingo.

En sí el padecimiento de Enrique Alfaro no es solamente la alopesia y su obesidad, sino una sordera crónica, con la cual impuso estilo en su fallido gobierno de la capital del Estado. El candidato del partidillo no se significa precisamente por saber escuchar.

La carretea comenzó a avanzar, pero en estas intercampañas, todavía no se acomodan las calabazas, pero el proceso avanza, hablando de amores y desamores, como el del senador José María Martínez, quien deja su bancada en la Cámara Alta y promete votar por su compañero Meade.

Le aguantó varias becas a su partido, incluyendo la actual de seis años con cientos de miles de pesos de dietas y paseos, pero no le gustó ni tantito que su partido le pagara la cuota a Mancera por dejar a su jefe de candidato presidencial, a cambio del escaño en el Senado. Mucho menos que fuera anotado en el primer lugar de la lista de pluris.

Aunque ya se había dado a conocer en algunos medios, el senador, por medio de su cuenta de Twitter, anunció: “hoy renuncié al PAN. Es la decisión más difícil que he tomado en mi vida profesional porque, para mí, el panismo es una forma de entender la vida y la posibilidad de construir el bien común”.

Por otra parte también los acomodos para las féminas encuentran resistencia, dado que los partidos políticos, tanto en lo local como nacional, son dirigido casi exclusivamente por elementos del sexo feo, como acusa el Centro de Investigación para la Igualdad de Género A. C., donde dicen que cualquier queja es bloqueada por los hombres.

Araceli Díaz Tagle, dirigente de este Centro, explica que las mujeres han ido construyendo su propia ciudadanía, sus derechos políticos, por lo que no se puede hablar de un solo tipo de violencia política contra ellas, sino que son varios factores; sin embargo, no están denunciando por un evidente y fuerte control de parte de algunos partidos políticos.

“Las represalias que tienen en sus propios partidos políticos. Hay un protocolo, que tiene que ver mucho con el tema de la falta de recursos, las ponen a hacer campaña sin contar con recurso, sin equipo, hay una difamación por razones de género, hay discriminación, son una serie de conceptos que están perfectamente identificados y la idea es que ellas se den cuenta que eso que están viviendo no es una situación normal, no tendría por qué ser la participación política de las mujeres de esa manera”, indicó Díaz Tagle.

Chingada madre, nos tocó postular a una candidata, diría un presidente municipal del partidillo Movimiento Ciudadano, quien pretendía buscar la reelección para el siguiente período. Pos pon a tu vieja, le replicó el paisano.

El posicionamiento de candidatos para la grande, fueron objeto de una encuesta por parte de los nagualones del arzobispado a través de su periódico “Semanario”, donde aceptan de forma sorpresiva, que no es su candidato, sino el Peje quien encabeza las preferencias electorales en la carrera por la Presidencia.

Esto sorprendió a los miones de agua bendita, quienes sin sorpresa, también leyeron en un ejemplar publicado hace algunas semanas, que es Enrique Alfaro el favorito en Jalisco, con una gran ventaja por encima de Miguel Castro Reynoso.

Eso no hubiese sucedido si el arzobispo fuera Juan Sandoval, atinaron a protestar los tradicionalistas que van cada sábado a la manifestación en contra de la escultura Sincretismo, ubicada en el camellón de la avenida Federalismo, a unas cuadras del primer negocio ubicado sobre la avenida hace más de dos décadas.

Es uno de los pasos para ver en un futuro no muy lejano, el nombre de los devaluados curas católicos en la boleta electoral, porque para la publicación, antes hicieron consultas a las autoridades electorales, la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación y desde luego, con asesores liberales al interior de la curia.

En el caso de Enrique Alfaro, sus choques con la Iglesia son recientes y las heridas están abiertas. Hay un sector identificado con el catolicismo local, quizá pequeño, pero bastante ruidoso, que ha organizado movilizaciones y tiene el respaldo del arzobispo emérito y cardenal Juan Sandoval Íñiguez, para repudiar y exigir el retiro de una extraña obra escultórica que se titula “Sincretismo”, en la que es motivo central la imagen de la Virgen de Guadalupe, ofendida —interpretan— con el añadido de imágenes de serpientes y calaveras. El candidato a gobernador se ha negado tajantemente a remover la escultura y resistió los embates del que fuera poderoso arzobispo. Algunos católicos sintieron que “la iglesia se rindió y el viejo bombo dejará de protestar contra las esculturas promovidas por Alfaro, porque lo maicearon”.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.