Press "Enter" to skip to content

Prioritario

Recién desempacado como secretario de Gobernación, Navarrete Prida debió referirse a los objetivos “prioritarios” y desde luego lo más urgente es combatir al hoy cada día más poderoso Cartel Jalisco Nueva Generación, liderado según los entendidos del tema y reportes de Inteligencia, por Nemesio Osegueda “El Mencho”, y Jorge Mendoza “La Garra”.

Reportes periodísticos documentaron que ambos han pisado la cárcel; El Mencho en Estados Unidos y La Garra en Jalisco y posteriormente liberados, hoy considerados la amenaza número uno. Quienes los custodiaron, jamás pudieron imaginar las alturas organizacionales a las cuales llegarían los famosos personajes.

La expansión de los de Jalisco ya tiene presencia en las principales plazas de trasiego de enervantes y drogas por todo el país y son ellos quienes se arrogan la mayor parte de los hechos violentos en todo México.

Hace ocho años las autoridades federales definieron al entonces incipiente cártel, como objetivo prioritario, pero en una forma simulada porque puede haber algún arreglo con las policías, solamente les han dado pequeños golpes, como para disimular y hacer como que trabajan. Navarrete Prida renovó la declaratoria en cuanto suplió a Osorio Chong en el manejo de la política interna.

Los gringos de la DEA elaboraron una evaluación de la amenaza nacional de drogas en el vecino país, para luego difundir que para esa dependencia al frente del CJNG permanece como líder principal Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, pero incluye a otro presunto cabecilla activo, Jorge Luis Mendoza Cárdenas, “La Garra”: ambos alguna vez detenidos.

En alguna ocasión en la administración del hoy fallecido Carpizo, durante una comparecencia en el Congreso para explicar el combate a los de moda en esos años ochentas, el entonces diputado Enrique Chavero Ocampo, luego de escuchar que habían perseguido a los Arellano Félix desde Tijuana hasta el sureste. La réplica de Chavero al procurador, fue que si en lugar de perseguirlos los iban cuidando, como podría ser ahora.

El 8 de abril de 2015, el gobierno federal incluyó en su lista de narcotraficantes a Oseguera Cervantes y a Abigael González Valencia, líder de Los Cuinis, el brazo financiero del CJNG, y dijo sobre el primero:

“Es el líder del CJNG y ha estado significativamente envuelto en actividades de tráfico de drogas desde los 90. Fue condenado por conspiración para distribuir heroína por la Corte del Distrito Norte de California en 1994 y purgó casi tres años en prisión. Luego de su liberación, Oseguera Cervantes regresó a México y volvió a involucrarse en actividades de tráfico de drogas”.

El 02 de la organización de genes jaliscienses, contiene en la tarjeta informativa de la PGR: Jorge Mendoza Cárdenas, alias “La Garra”, señalado por la Administración del ControL de Drogas (DEA) en su reporte global como uno de los líderes del cártel, también llegó a estar detenido y en manos de la Procuraduría de Justicia de Jalisco –hoy Fiscalía-, en el año 2008, bajo el gobierno panista de Emilio González Márquez.

El 1 de agosto de 2008, la entonces Procuraduría informó de la detención de siete sujetos, entre ellos Mendoza Cárdenas, por el multihomicidio de una familia en Ciudad Guzmán, cabecera del municipio de Zapotlán El Grande-, cometido el 25 de julio de ese año.

Aquel multihomicidio había cimbrado a Jalisco no solo por el grado de violencia –fueron seis asesinados, tres de estos menores de edad: un adolescente de 17 años, y dos niñas de apenas ocho y siete años-, sino porque la finca donde ocurrió había sido del ex gobernador Alberto Cárdenas Jiménez, quien la había vendido dos meses y medio antes del crimen.

En otros archivos de los casos violentos, se lee que el 30 de agosto de 2008, la Procuraduría concretó siete consignaciones por ese caso en el que habría estado involucrado un policía investigador, sin embargo, ninguna de estas consta que haya sido contra Mendoza Cárdenas, por lo que debió ser liberado.

Ahora, según los informes de la DEA, el Cártel Jalisco se encuentra en la cima del mundo criminal por el crecimiento sostenido en los últimos años. En 2017, más líderes importantes del CJNG que ya estaban presos en centros federales fueron liberados, como Sergio Schmidt Sandoval, señalado como su operador financiero; y Érick Valencia Salazar, “El 85”, uno de sus fundadores.

Schmidt Sandoval, cuya detención fue anunciada por Renato Sales Heredia, titular de la Comisión Nacional de Seguridad, el 19 de agosto de 2016, tenía indagatorias por delincuencia organizada y delitos contra la salud.

“Fungía como operador financiero de una organización delictiva con presencia en el estado de Jalisco (…) forma parte de los 122 objetivos prioritarios del Gobierno de la República y se prevé que su detención afectará significativamente la estructura operativa y financiera de esta organización delictiva”, informó Sales Heredia.

Pese a ese perfil, Schmidt Sandoval fue liberado el 1 de agosto de 2017. Al día siguiente, el entonces fiscal local, Eduardo Almaguer Ramírez, declaró que Schmidt no fue exonerado, “es decir, no hubo una resolución del juez a cargo del proceso donde dijera que él no era culpable de los delitos que le imputaban. Él alcanza su libertad toda vez de que se resuelve, a través de amparos que él había promovido, que hubo violación al debido procedimiento”.

El ex fiscal le atribuía al liberado el control ilegal de las cárceles y de la explotación de sus tiendas internas, sin embargo, nunca armó ningún caso penal contra él, por lo que no fue posible su reaprehensión tras caerse el expediente federal.

Hace dos años los integrantes del cártel, celebraron que ya se habían convertido en una organización con injerencia en las actividades criminales de otros países, pero ya no solamente con el tráfico de drogas, sino en otros rubros como la extorsión, el tráfico de armas y el robo de combustible, actividad que se ha puesto de moda con los llamados guachicoleros.

El futuro de Valencia Salazar, “El 85”, uno de los iniciadores del CJNG liberado el 29 de diciembre de 2017 por faltas al debido proceso, persiste como una gran incógnita, así como una posible reincorporación al grupo delictivo.

Este había sido detenido el 9 de marzo de 2012. Lo inquietante es que el Ejército, que estuvo a cargo de su aprehensión, lo consideraba el “líder del grupo criminal CJNG”, según su comunicado 12 de marzo, por lo que las reacciones que podría traer su liberación, o la posible reconfiguración del CJNG, son de pronóstico reservado.

El reporte del Ejército resultó confuso porque para la opinión pública, el líder es El Mencho, pero “Valencia Salazar dejó de lado a Oseguera Cervantes y asumió el liderazgo del CJNG, realizando acciones para evitar que células de la alianza Resistencia-Zetas se asentaran en algunos municipios de Jalisco, además, tomó el control del trasiego de drogas empleando parte de la ruta del pacífico, principalmente el puerto de Manzanillo”. Un peligro más ahora en la calle y elementos de la Marina Armada de México, en todos los caminos hacia el sur de la entidad.

Nos leemos mañana.

Comments are closed.