Sin brújula

0

Miles de mexicanos respondieron a la emergencia, pero hubo funcionarios que se tardaron hasta una semana para reaccionar, como lo hiciera en 1985 el colimense Miguel de la Madrid, quien en lugar de organizar brigadas, mandó al Ejército, pero sólo para acordonar las zonas de emergencia.

Ahora fue diferente, pero solamente en la cúpula, porque los funcionarios de Oaxaca se tardaron una semana para llegar a la Sierra Juárez, a fin de verificar daños y brindar los primeros apoyos.

En el distrito donde habitan los hermanos mixes, se reportaron solamente de inicio, 622 casas dañadas, en el distrito de Ixtlán de Juárez, 40, y en Villa Alta, 125, las cuales quedaron pendientes con la acostumbrada promesa de que se reconstruirían “a la brevedad”.

La fragilidad de las construcciones por tratarse de una zona considerada como de las más pobres del país, en pequeñas agencias municipales como San Francisco Yovego, de Santiago Camotlán, se reportaron 50 casas afectadas, casi la totalidad, también por las intensas lluvias. Ahí por fortuna, sin pérdida de vidas humanas.

Se atendieron tardíamente con entrega de víveres, medicamentos y cobertores, a los municipios de Ixtlán de Juárez, San Francisco (sic), Santa María Alotepec, San Ildefonso Villa Alta, San Miguel Quetzaltepec, Totontepec Villa de Morelos y Santiago Camotlán.

Hubo frecuentes quejas en contra del actuar por parte de policías municipales de Juchitlán luego del sismo del 7 de septiembre; la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) señaló que la participación del cuerpo policial atenta contra las garantías a la legalidad y la seguridad jurídica, por lo que demandó al gobierno estatal prolongue el tiempo de la presencia del Ejército en este municipio.

El organismo defensor apuntó que “es claro que existe una incapacidad de la Policía Municipal de Juchitán para atender y garantizar el derecho humano a la seguridad ciudadana, sobre todo, considerando los señalamientos de que su actuación puede incrementar el grado de inseguridad”.

Por ello, la DDHPO demandó al gobernador Alejandro Murat Hinojosa solicite de forma temporal la colaboración de la Secretaría de la Defensa Nacional para salvaguardar y garantizar la seguridad pública en ese municipio, el más devastado por el sismo del pasado 7 de septiembre.

A la llegada de la instancia de derechos humanos de Oaxaca, la comunidad le expresó la molestia en contra de agentes de la policía municipal, a quienes atribuyen agresiones físicas y malos tratos a la población civil, comisión de delitos, como robos y extorsiones, entre otros. Los afectados por el terremoto acusaron un incremento de robos y asaltos a domicilios, en los momentos en que salen en busca de víveres.

Afortunadamente llegaron los apoyos de otras partes del país, como fue el caso de Jalisco, de donde fueron enviados especialistas en rescate urbano en estructuras colapsadas, como oportunamente fue informado por la Unidad Estatal de Protección Civil.

En la experiencia de los elementos USAR de la UEPCB se halla el sismo de Haití en 2010, un edificio colapsado en Ecuador en 2011, el sismo de Venezuela en 2016 y activaciones a nivel nacional como deslaves y derrumbe de minas.

Bomberos de Guadalajara mandó por su parte 30 elementos capacitados a su vez en USAR (incluidos dos binomios caninos). Algunos de los hombres ya cuentan con experiencia al participar en el rescate de personas en el sismo de Haití en 2010.

Entre sus integrantes se halla personal que participó en labores durante el sismo de Ecuador en 2016, informó la dependencia.

Para formar parte de una célula USAR, los elementos deben contar con capacitación en dos cursos principales, el BREC (Búsqueda y rescate en estructuras colapsadas) y el CRECL (Curso de Rescate en Estructuras Colapsadas Nivel Ligero). Sus integrantes pueden contar con especialización en rescate, logística, control de materiales y atención médica.

Las principales habilidades con las que cuentan son la búsqueda de personas en espacios confinados, pueden manejar herramientas de rescate, capacitación para apuntalar estructuras, primeros auxilios, materiales peligrosos y demás.

México se encuentra en una zona de alta sismicidad debido a la interacción de cinco placas tectónicas: Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y del Caribe. El organismo dependiente del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México reporta en promedio la ocurrencia de 40 sismos por día.

Chiapas y Oaxaca son de los estados con mayor sismicidad en el país, cuyo origen se debe al contacto convergente entre las placas Cocos y la Placa de Norteamérica. Con respecto a esa zona, al inicio del siglo XX se produjeron tres grandes sismos superficiales con magnitudes mayores a siete en las costas de Chiapas y Guatemala.

El primero ocurrió cercano a la frontera México-Guatemala, el 19 de Abril de 1902 con magnitud de 7.5; el segundo fue el 23 de Septiembre de 1902 con magnitud de 7.7 en la costa norte de Chiapas y el tercero el 14 de Enero de 1903 de 7.6 en la costa sur de Chiapas.

Vecinos del municipio de Jiutepec denunciaron que había una persona sepultada debajo de una iglesia, por lo que al llegar al lugar, se entrevistaron con los Bomberos Municipales de Morelos y con apoyo de los binomios identificaron el lugar donde se encontraba la persona, por lo que realizaron los trabajos de extracción del cuerpo. Ahí participaron los elementos enviados por el municipio de Zapopan.

Tras 12 horas de trabajo y 15 metros de escombros demolidos, fue recuperado el cuerpo de la mujer, según fue informado por las autoridades locales. A su vez, se realizan labores de apoyo en el estado de Morelos con la entrega de víveres en distintas comunidades del municipio.

Pero los más damnificados no en sus bienes, sino en sus intereses, son los políticos, algunos de ellos que todavía no llegan a comprender lo que pasa en el país, porque soslayan que no los ven bien, porque hay funcionarios que utilizan la solidaridad para promoverse ellos mismos.

La inconformidad contra los partidos políticos se convirtió en clamor, porque las dirigencias partidistas, olvidan a los afectados, inmersos en la preparación de las próximas elecciones, pero se les reclama que devoren de forma inmisericorde los recursos públicos. Están destinados a quedar sepultados bajo los escombros de su insensibilidad.

Quien se encontraba en la zona del primer temblor en el sur del país, fue el secretario de Salud, José Narro Robles. Ya no se fue y está pendiente del encauce de acciones de apoyo a la población, con supervisión directa a la infraestructura de las unidades médicas. Bien por uno de los funcionarios del gabinete que sí cumple.

Nos leemos mañana.

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Yuliana Tovar