Moches mayores

0

Principalmente en las negociaciones de grandes deudas, el banco con más moches parece ser la empresa BBVA Bancomer S.A., porque tiene las mayores cuentas municipales, pese a ser laque más denuncias tiene ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de en lasServicios Financieros (Condusef) por incumplimientos de contrato

No obstante, fue la preferida por los ayuntamientos más importantes del Estado por su potencial económico. Las quejas por incumplimiento de contrato registraron un incremento del 22 por ciento a nivel nacional y en Jalisco, las cuentas no son diferentes.

Con los de Bancomer, los del vergonzoso campeonato por incumplimiento, se encuentran el Banco Mercantil del Norte (Banorte) y HSBC S.A. de firma inglesa y son las instituciones bancarias que hacen negocio con las millonarias cuentas de los importantes municipios.

Los entonces candidatos, criticaban a las administraciones tricolores que los antecedieron, pero al llegar a las alcaldías tapatía y zapopana, renovaron los contratos con dichas empresas, con señalamientos constantes por incumplimiento de contrato, por pagos automáticos mal realizados, cobros no reconocidos y comisiones, cobros no reconocidos de impuestos y transferencias no aplicadas.

Con todo y las presunciones de su publicidad con motivo de los informes de administración, los funcionarios tapatíos no fueron capaces de regularizar la mayor parte de los bienes del municipio y no tomaron en cuenta la pérdida financiera por dichos inmuebles, además de no saber los edificios y terrenos que fueron a dar a manos extrañas por ser dados de baja.

Enrique Alfaro había dicho en el discurso que tendría una administración de cero deuda, pero apenas recién llegado el año antepasado, renovó un contrato de préstamo con la empresa Bancomer, esa que menos cumple sus contratos.

El presidente municipal y el tesorero signaron el convenio, bajo el argumento de “falta de liquidez: “La gestión administrativa del Municipio en el ejercicio 2016 se vio afectada en su liquidez, principalmente por la aplicación de recursos al pago de dos créditos bancarios a largo plazo, garantizados con las participaciones que percibe el municipio y los intereses correspondientes”. Y a pesar de ello, se reestructuró la deuda.

En dicho acuerdo se hace mención también al incumplimiento de algunos lineamientos estipulados por el Consejo Nacional de Armonización Contable (CONAC), entre los que resaltan:

  1. No han sido conciliadas las existencias de los bienes muebles, inmuebles e intangibles del ente público y sus valores, determinadas como resultado de un inventario físico contra los registrados en la contabilidad a esa misma fecha.
  2. En su caso y en su momento, el resultado de la conciliación física-contable de dichos bienes se reconocerán afectando las cuentas correspondientes al rubro 3.2.2 Resultados de Ejercicios Anteriores y a la cuenta del grupo Activo No Circulante correspondiente. Las diferencias posteriores que se obtengan como resultado de dicha conciliación física-contable, se reconocerán afectando las cuentas correspondientes al rubro 3.2.3 Revalúos y a la cuenta del grupo Activo No Circulante correspondiente.
  3. No está registrada contablemente la depreciación de los bienes muebles e inmuebles capitalizados, ni la amortización de los activos intangibles, en virtud de lo mencionado en el inciso anterior y a que no se les ha asignado una vida útil estimada a los activos.
  4. No se han aplicado las disposiciones establecidas en el acuerdo emitido por el CONAC bajo el título: “Lineamientos que deberán observar los entes públicos para registrar en las cuentas de activo los fideicomisos sin estructura orgánica y contratos análogos, incluyendo mandatos”, por lo que contablemente no se ha reconocido el efecto inicial de los recursos públicos otorgados por el municipio a los fideicomisos o contratos análogos, desde su creación, así como, en su caso, los activos adquiridos, o los gastos efectuados con los mismos.
  5. No se han contabilizado las bajas de bienes muebles e inmuebles que previamente habían sido registrados como activos no circulantes.

Pero si eso sucede en Guadalajara con la incapacidad de los funcionarios tapatíos, en Zapopan los esbirros de Pablo Lemus no cantan mal las rancheras, porque las anotaciones de sus estados financieros proporcionados por su departamento de Transparencia, se encuentran igual o peor que en Guadalajara, pero de cualquier forma y merced de lo que las malas lenguas llaman moches, fueron realizados fuertes convenios económicos con la empresa bancaria peor evaluada por la Condusef.

Los administradores advertían conforme al documento de Transparencia, que sobre el efectivo y equivalentes, los convenios firmados con las dos instituciones bancarias, Bancomer y Banorte, también los más asaltados, tenían un valor cercano a los mil 470 millones de pesos, que bien podrían ser utilizados para el cumplimiento de sus compromisos, pero todavía se encontraban catalogados como objeto por cobrar.

De cualquier forma los más jodidos en lo que refiere a administración son los del Ayuntamiento de Guadalajara, porque los zapopanos aunque mal, no se encuentran en la situación de la capital del Estado.

Al menos en lo que refiere a su patrimonio, la ex villa maicera tiene un registro más o menos puntual del valor de su patrimonio en lo referente a bienes inmuebles, cuya información fue confirmada por un documento notariado.

Parte de los contratos realizados con las entidades bancarias es considerado información semi confidencial, por lo que las estipulaciones exactas de los acuerdos son únicamente del conocimiento de las administraciones municipales y los contratistas.

Ahí se dan, refiere un analista de finanzas y sus riesgos y considera que por tratarse de malas administraciones, prefieren a bancos señalados por su incumplimiento, a los cuales les tienen reclamos por mil 997 millones de pesos, tan sólo por operaciones realizadas sin tener conocimiento.

Lo peor del asunto en lo referente a los peores bancos, es el incremento de 22 por ciento a nivel nacional, pero peor todavía, es que en muchos de los casos la Condusef se encuentra en área fuera de competencia para reponer el dinero que se cobra a los usuarios por operaciones no autorizadas.

Bancomer es la institución bancaria señalada como la peor a nivel nacional porque falla en sus propios contratos y tiene también el primer lugar en lo referente a investigaciones de la Condusef por ese concepto.

Nos leemos mañana.frias

 

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Pedro Castillo

Periodista que cuenta con una amplia trayectoria en los medios de comunicación de la zona Occidente de México, desde 1988 ha colaborado en radio y prensa en distintas empresas de comunicación y grupos informativos.