Frente estrecho

0

El chapulinero se encuentra en su apogeo, con el Frente que no promete mucho ser amplio y sí más bien estrecho, pero lo que sí es de vaticinar, es la renuncia a partidos, las adhesiones y la presunción de migración de un partido a otro.

Las alianzas ya están a punto de concretarse y posteriormente en el tiempo adecuado, deberán formarse coaliciones de institutos políticos, porque la coalición es totalmente necesaria como forma legal para competir, al menos en el nivel nacional.

Lo cierto es que los movimientos de los opositores al PRI manifiestan más que beneficiar al país, una innegable ambición de poder, pero no como algo para lograr una acción de transformar en beneficio de la ciudadanía.

Se trata más bien de ganar por todos los medios o cuando menos lograr la sobrevivencia de los partidos, pero en la conciencia de que habrá elecciones concurrentes en 30 entidades que ya hicieron adecuaciones en sus legislaciones locales.

Entre éstas, habrá elección de gobernador en Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán, con miras a que para la elección del 2024, ya se tengan elecciones concurrentes en todo el país.

En el resto de los Estados habrá elección de diputados locales, renovación de ayuntamientos y eso no hace sino hacernos ver, que la lucha será con todo, pero no se espera que la oposición deje de lado la búsqueda del poder por el poder.

El fin de semana pasado se registraron eventos políticos de relevancia para el proceso ya arrancado de las elecciones para el próximo año y las decisiones que ya tomaron y las que tomen, tendrán impacto en la elección del 2018, ya sea de forma negativa o positiva.

Todavía no puede saberse si la decisión de Alejandra Barrales y el Consejo Político perredista fue positiva para ese partido venido a menos, como tampoco puede saberse si la renuncia de la pareja infernal Bejarano-Padierna perjudicará, pero de entrada, la renuncia de la fémina significa resta para la bancada perredista en el Senado.

Electoralmente desde luego va a impactar en forma negativa para el PRD, toda vez que la Padierna se llevará los votos de la tribu Izquierda Democrática Nacional (IDN), con la salvedad que no todos se van de forma masiva.

Tampoco puede saberse lo positivo de la adhesión de los Bejarano-Padierna al movimiento de Andrés Manuel López Obrador, único candidato seguro a la Presidencia en este proceso.

Si las flotas de IDN migran a Morena, resultará de beneficio para la causa del Peje, pero debe considerarse si el prestigio nada bueno de Bejarano le ofrece beneficios a Andrés Manuel, porque los votos de Morena no le alcanzan y debe considerarse el voto de la sociedad civil.

Al comité nacional del PRD le quedó acéfala la Secretaría de Políticas Alternativas de Seguridad Pública, cartera en la cual despachaba Rey Morales Sánchez, quien dijo que su retiro se debió a que sus jerarcas pervirtieron al partido.

Para la dirigencia nacional perredista, los fugados de ese partido son “lo peor” y resultaba necesario que se fueran, antes de someterse a un proceso de expulsión, pero ven en López Obrador al sucesor de Peña Nieto.

De hecho la Barrales en su discurso del domingo, les dijo a quienes se van que es urgente que lo hagan, porque mucho ayuda el que no estorba y para ella es mejor tener el enemigo fuera que al interior.

Sin embargo el crecimiento de López Obrador no le deja perspectivas halagüeñas al sol azteca y eso para algunos analistas, la creación del Frente Amplio no es otra cosa que una estrategia para no desaparecer.

Por ahora la especulación versa sobre la repartición de candidaturas y hasta hay quienes afirman que a cambio de candidaturas a gobernador, para diputaciones federales y locales para postular en forma conjunta, los perredistas acepten que sea el PAN el que postule a uno de sus militantes para la Presidencia, que bien podría ser el propio Ricardo Anaya, aunque está muy desgastado.

De momento todavía no se ponen de acuerdo para el nombre, porque Dante Delgado quiere que sea Frente Ciudadano, pero lo que sí es seguro, es la necesidad de que al menos PAN y PRD se conformen como coalición, tal vez con el partidillo Movimiento

Ciudadano, que poco tiene para negociar, como no sea llevarse a Alfaro como candidato presidencial.

De su parte López Obrador también rindió buenas cuentas en sus actividades del fin de semana, porque logró sumar a su Acuerdo Político de Unidad, a personajes destacados de la siniestra mexicana, tales como Ifigenia Martínez y algunos ex perredistas, empresarios y personajes que bien pueden acarrearle votos para la causa.

Notorio sin duda es el berrinche de Ricardo Monreal, quien sigue enojado porque supuestamente las encuestas no lo favorecieron para ser el abanderado morenista a la Jefatura de Gobierno de la capital, mientras los cachavotos están a punto de ofrecerle la franquicia para que aparezca en la boleta por el gobierno capitalino.

En este último cuatrimestre del año, podrán pasar todavía muchas cosas y conforme se den las definiciones, algunos partidos van a crecer y otros quedarán en el estanque, pero lo seguro es que las traiciones se darán en cada una de las aristas de este proceso todavía incipiente.

Para algunos de mis grillos lectores, “cualquier partido que quiera limpiar su imagen es muy beneficioso que empiece a limpiarse de ratas y chusma como Padierna y el impresentable Bejarano, no se diga de gentuza como Leonel Godoy (que entregó a Michoacán a la delincuencia) o Clara Brugada de Iztapalacra… etc. Es algo bueno para el país que empecemos a tener políticos de nueva generación como Kumamoto (a quien ya atacó AMLO, no por ser independiente, si no porque quiere quitarle el financiamiento a los partidos, ergo, el fin de Morena), Enrique Alfaro y otros que han salido recientemente a la escena nacional”.

Los únicos apoyos que AMLO está logrando son a nivel CDMX, para él, la más importante elección del año próximo, caray, ya necesita batear algo, lleva 24 participaciones (morena) en elección a gobernador, todas perdidas, de las 9 del año próximo, tiene garantizado perder 8 (¿a poco va a poder hacer algo en Yucatán, Jalisco o Guanajuato, por ejemplo?), y para la presidencial, él es un candidato demasiado grande con un partido demasiado chiquito, si no le pudieron cuidar ni las 18 mil casillas en Edomex, de donde diablos va a sacar la estructura partidaria a nivel nacional para cuidarle las 150 mil que se habrán de instalar el año próximo? Es un tiburón queriendo nadar en una pecera para charalitos, no cabe.

Nos leemos mañana.

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Pedro Castillo

Periodista que cuenta con una amplia trayectoria en los medios de comunicación de la zona Occidente de México, desde 1988 ha colaborado en radio y prensa en distintas empresas de comunicación y grupos informativos.