Total desatención

0

El hallazgo de una menor con huellas de violencia extrema en Puerto Vallarta y otra en Tlaquepaque, hicieron implementar el protocolo de feminicidio, la segunda de entre 30 y 40 años de edad, la cual se encontraba esposada y con al menos tres cuchilladas en su cuerpo.

La desatención de los gobiernos, más ocupados en promoverse para la próxima elección, no los dejan voltear hacia la violencia contra las mujeres, porque les importa más que les ayuden al acarreo de votantes para su ratificación.

Datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016, arrojan que la mayor parte de casos en violencia emocional, llega al 55.6 por ciento, al menos durante el año pasado.

Aunque no sólo se trata de la actual administración, porque las encuestas anteriores, de 2006 y 2011, dicha violencia ocupa el primer sitio: “Esa es una de las más complicadas de detectar y que difícilmente tiene sanción, porque si la violencia física, cuando las mujeres la denuncian con huellas en su cuerpo, difícilmente procede, porque prevalecen una serie de requisitos para dar trámite a sus denuncias, en los casos de violencia emocional ésta es minimizada”, expone Guadalupe Ramos Ponce, coordinadora del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem).

En ocasiones las mujeres son las que mantienen la casa pero viven tal forma de violencia que no se dan cuenta de que pueden salir de su situación. “Siguen atadas emocionalmente hacia quien las está torturando y minimizando”.

Las mujeres, agregó Ramos, tienen que saber identificar este tipo de violencia, ya que puede presentarse de forma sutil. Por ejemplo, a través de señales de control, como restringir la forma de vestir, las amistades o limitar sus relaciones en las redes sociales. “Que les priven de la intimidad, con la cercanía con familiares, amigos, esas son formas de control y de violencia”, afirmó Ramos Ponce.

Érika Loyo, presidenta del Instituto Jalisciense de las Mujeres, señaló que debe fortalecerse la cultura de la denuncia y desnaturalizar toda clase de violencia: “Es importante que la reconozcan y que después tomen decisiones, de denunciar, tomar tratamiento, tomar cursos de empoderamiento”.

En segundo sitio en la Endireh 2016 se halla la violencia de tipo sexual, con una prevalencia de 51.5% entre las mujeres que contestaron afirmativamente. Ésta se encuentra en segundo sitio también en las encuestas de 2011 y 2006.

En tercer sitio está la violencia física, sin embargo, es notorio que este tipo se duplicó en cinco años toda vez que la prevalencia en 2016 fue de 37.1%,  cuando en 2011 había sido de 15.4% solamente.

En días pasados se registraron en el Estado dos hechos consecutivos de la violencia más extrema en contra de las mujeres: los feminicidios. En Puerto Vallarta, el martes una mujer fue asesinada con una piedra, y un día después una joven murió a balazos, presuntamente a manos de su ex pareja, a quien había dejado para escapar de la situación en la que vivía.

En un ejercicio comparativo entre la Encuesta Nacional Sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016, con los resultados de 2011, los niveles de violencia contra las mujeres en Jalisco subieron, al pasar del octavo puesto al tercero a nivel nacional. Y esto, pese a que se lanzó en 2015 una alerta de violencia contra las mujeres.

De acuerdo con los resultados de la Endireh 2016, en Jalisco 74.1% de las mujeres percibe prevalencia de violencia de algún tipo, desde emocional y física, hasta económica; y en diferentes ambientes: de pareja, familiar, laboral, escolar, entre otras.

Está tan arraigado el machismo cobarde en Jalisco, que solamente es superado por la Ciudad de México, con 79.8% de prevalencia de la violencia; y está muy cerca de las cifras del Estado de México con 75.3 por ciento. El lugar del Estado está prácticamente ocho puntos arriba de la media del país, que es de 66.1 por ciento.

“Cuando analizas la Endireh de 2011 o la de 2016, en términos comparativos, es sintomático que la violencia contra las mujeres es una tendencia”, reconoció la titular del Instituto Jalisciense de las Mujeres, Érika Loyo Beristáin.

Guadalupe Ramos Ponce, representante en Jalisco del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), advirtió que es preocupante que Jalisco aparezca de nuevo entre los primeros lugares de violencia contra las mujeres.

“Y preocupa aún más cuando Jalisco se encuentra en alerta de violencia contra las mujeres y en un proceso de que se pueda decretar incluso la alerta federal de violencia de género, para el Estado o para algunos municipios”.

Pero para los municipios naranjas en Jalisco, la preocupación fue la “exitosa” ratificción de mandato desarrollada el domingo y quedó atrás la especulación de que los del partidillo cumplirían en caso de que perdieran en el ejercicio publicitario.

A María Elena Limón la bien amada de Tlaquepaque, los acarreados en el irregular y peligroso mototaxi, le dieron su voto tan rápido, que las boletas se acabaron al filo de las once de la mañana.

Se vieron tan ridículos con la presunción de que son tan queridos, que de un cien, apenas de panzazo superaron el uno por ciento del padrón de registrados en el Instituto Nacional Electoral, pero seguramente bastará con redondear las cifras y listos para solicitar ahora sí, licencia en serio para lanzarse por la reelección o para algún otro puesto de elección popular, éste sí válido.

Los cuestionamientos quedaron pequeños, principalmente los del tricolor, cuya sede fue ocupada en sus afueras por los tianguistas dominicales del Agua Azul, porque fuera del Mochilas en Puerto Vallarta y Chava Rizo en Zapopan, todo fue sobre grasita.

El alcalde del puerto turístico preparó muy bien a sus flotas y pese al mitin del Mochilas, no le pudieron restar a los votantes que se habían comprometido para darle el sí al Cepillo Dávalos, con quien el bajado de Ayutla a tamborazos, se disputa la candidatura del partidillo por la presidencia municipal de Puerto Vallarta. Aparentemente.

Sucede que el Mochilas asegura ser nuevamente diputado local y con ello según los cercanos a Alfaro, ponerlo en paz y obligarlo a que dé su apoyo incondicional al Cepillo, quien le suspira a la releección por la alcaldía, pero como la política es un juego muy complejo y siempre pierde el más pendejo, esperemos que suba de tono el enfrentamiento y los resultados.

Nos leemos mañana.

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Pedro Castillo

Periodista que cuenta con una amplia trayectoria en los medios de comunicación de la zona Occidente de México, desde 1988 ha colaborado en radio y prensa en distintas empresas de comunicación y grupos informativos.