Esperanza inútil

0

Siempre en el rancho cuando los cuicos hacían pendejadas, los mayores usaban el dicho “no tiene la culpa el indio, sino el que lo hizo compadre”, aplicable en la actualidad para Aristòteles Sandoval y el alcalde de Guadalajara Enrique Alfaro, el primo de la prima rusa.

Ambos personajes se fueron de vacaciones, el uno para visitar a la prima y el otro para realizar sus abandonadas prácticas de buceo, en tanto sus chalanes, el sheriff Caro y el fiscal Almaguer, se exhibían como descoordinados, incapaces e insufribles, ambos con flotas violentas y a punto de sacar los fierros, como queriendo pelear.

Cierto que no tiene la culpa el indio, porque en el momento de rendir cuentas, en los correspondientes informes, el estatal y el municipal, malas cuentas, porque en el caso el sheriff de Guadalajara, ni siquiera fue capaz de aprobar los exámenes de control y confianza, como tampoco se cuenta con un fiscal para presumir.

El presunto delincuente de la discordia, fue un tipo a quien alegremente madreaban los cuicos de Caro Cabrera, integrantes de una ilegal policía secreta, quienes se movían en una camioneta con placas no identificables y de la cual todavía no se conoce el destino, o si se encuentra vinculada a otro tipo de hechos, igualmente de irregulares perpetrados por los madreadores del sheriff Caro.

No se sabe si Almaguer podría proyectarse políticamente desde la fiscalía y si en realidad estaría mejor en la Secretaría del Trabajo, puesto que desempeñó desde el inicio del actual gobierno estatal o si Salvador Caro daría menos lata desde el recinto legislativo, porque es diputado licenciado.

Los susodichos tienen en su haber igual o peor ego que sus jefes Aristóteles y Alfaro, en ese orden por la jerarquía, pero lo que sí es notorio, es la porquería en que convirtieron sus respectivas corporaciones, las cuales de por sí sucias, las enpuercaron más por sus politiquerías, mientras la inseguridad en Guadalajara y el Estado crece cada día.

Hace unos días, fueron transparentados los resultados en una publicación del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ente que dio a conocer los delitos ocurridos en el primer trimestre del presente año.

Por lo que refiere al tema asesinatos, Jalisco registró 291 en los primeros tres meses de 2017, una cifra mayor a los 268 que se documentaron en el mismo lapso de 2016, en tanto que el comparativo de los ilícitos de alto impacto, el robo con violencia a negocio se cuadruplicó de 204 a 813 en el mismo periodo, el robo con violencia a transeúntes se triplicó de 322 a 812, el robo con violencia en casas se duplicó de 59 a 100 delitos, el robo con violencia a vehículos creció dos veces de 566 a 1,278 y el robo con violencia a transportistas pasó de 91 a 127.

Esto solamente en el primer trimestre del presente 2017, lo cual al menos en parte, puede atribuirse a la total falta de coordinación entre las policías de Guadalajara a cargo de Caro Cabrera el de Alfaro y la Fiscalía, a cargo de Almaguer, el de Aristóteles.

En los tres primeros meses del año pasado, fueron registrados 96 delitos sexuales de violación, en tanto que el mismo lapso del presente año, fueron registrados 120. Las amenazas llegaron a dos mil 237 en este año, en comparación con los mil 633 del año pasado, conforme a las denuncias presentadas ante la Fiscalía estatal.

A consecuencia de lo reseñado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, Jalisco escaló al octavo puesto nacional en homicidios dolosos y ejecuciones; al segundo sitio en el delito de robo de vehículos con violencia y el tercero en extorsiones, por citar unos ejemplos; todo ello mientras los políticos metidos a policías no ven la inseguridad y tienen la mira puesta en la elección del próximo año, además de participar en los procesos de los Estados donde hay elección en este 2017.

Prueba irrefutable para que Alfaro ya se decida a regresar a Caro Cabrera al Congreso del Estado y mejor protagonice sus peleas con el Pope, es el incremento en 600 por ciento del robo a negocio con violencia, rubro que pasó de 45 a 263; incremento en 300 por ciento del robo con violencia a transeúntes, de 103 a 328; el robo con violencia a vehículos se duplicó de 260 a 506 y el robo a casa habitación con violencia se incrementó de 16 a 39.

Los voceros del ayuntamiento de Guadalajara presumen que los asesinatos “solamente” crecieron de 46 a 47 en el mismo trimestre; el fraude de 612 a 628, las violaciones de 22 a 36, las amenazas de 469 a 637 y la extorsión aumentó de 22 a 27 delitos en el comparativo del primer trimestre de 2016 y 2017. Casi nada, pero no hay ninguna reducción en el número de ilícitos en Guadalajara.

Para las autoridades estatales y municipales, el panorama es optimista, porque el incremento de las cifras, se debe a que la ciudadanía ya se concienció y existe más cultura de la denuncia, pero en el Inegi se dice que el 93.7% de los delitos no son denunciados ante el Ministerio Público.

Como Fox en sus mejores tiempos, Alfaro respondió desde algún lugar donde se encontraba de vacaciones con la prima rusa, que en las cercanías del Estadio Jalisco, fue atrapado un ladrón de casas, que había sido liberado por la Fiscalía, pero de corregir a su sheriff, nada de nada.

El gober por su parte lanzó en twitter un regaño a los bandos en pugna, con el argumento que se encuentran en el mismo equipo, pero al igual que Alfaro, de pedirle la renuncia a su fiscal, también nada de nada.

Según me explican los panboleros, según las reglas del deporte de las patadas, si dos jugadores se agreden dentro de la cancha, aunque sean del mismo equipo merecen la tarjeta roja de expulsión, algo que no quieren entender los jefes de los encargados de la seguridad en Guadalajara y Jalisco. Esto nos dice que en Jalisco y Guadalajara ya valimos madre y deberemos esperar a las elecciones del 2018, con la esperanza de que no se le vaya a ocurrir al siguiente gobernador, designar a un fiscal como el actual sheriff de Guadalajara.

Nos leemos mañana.

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Yuliana Tovar