PRI Jalisco

0

Todo gira en torno a la política y los cambios de dirigencia, pendientes por ahora el del PRI y de Morena; corren las versiones para todos lados y hay muchos anotados en espera de que el dedo divino los apunte y sean ungidos en el caso del PRI y la resolución de López Obrador en el caso de Morena.

El martes fue publicado en el periódico de Junco de la Vega, el destape de Coco Velázquez para la dirigencia estatal del tricolor, pero hay otro rumor más insistente que apunta hacia la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, donde despacha Héctor Pizano.

Al Coco lo anotan por una supuesta cercanía con el dirigente nacional Manlio Fabio Beltrones, pero también mencionan que la próxima dirigencia no debe tener nexos con el papá del gober Aristóteles.
Pero al Coco le arrogan el padrinazgo del caballo Eugenio Ruiz Orozco, candidato perdedor con Alberto Cárdenas Jiménez. El Caballo viene de ganar la elección en Colima, en su calidad de delegado del CEN priísta, triunfo que también se arrogan los zamoristas.

A favor del auto exiliado José Socorro Velázquez, es que no lo ven con malos ojos en Casa Jalisco y el cambio le urge al tricolor ante la inminencia de las elecciones de junio y la preparación para la contienda presidencial del 2018.

En los otros medios estatales no se menciona a Rubén Vázquez, quien ha emprendido una gira intensa por todo Jalisco, bajo la bandera de apertura a la militancia priísta que fue ignorada en la elección intermedia con resultados catastróficos, principalmente en la zona metropolitana de Guadalajara.

Lo cierto es que en Colima cuando llegó Eugenio ya todo se encontraba armado, porque una de las estructuras más firmes del PRI está precisamente en Colima, además que con la madriza que leacomodaron a Preciado, habría sido demasiado que los tricolores perdieran la elección.

Los apoyos que ahora tienen los del partidillo, serán de gran influencia con rumbo a la gubernatura del Estado y de no echar a andar la maquinaria tricolor con la participación de la base como se lo demandan sus fans, está abierto el camino para que llegue la represión ya no solamente en algunos ayuntamientos, sino a todo Jalisco.

Ahí están las discusiones acerca de la creación de una fuerza metropolitana de policía, algo que se antoja bueno para que de verdad trabajen por la seguridad de los tapatíos y los habitantes de la zona conurbada; el problema es que Alfaro quiere poner al fallido sheriff que por poco y no pasa los exámenes de control y confianza.

Alfaro comenzó a seguir los pasos de Aristóteles y abandera los postulados del ahora gobernador, como es el posicionamiento en torno a la construcción de la presa El Zapotillo, además de arrogarse como histórico, la entrega de útiles escolares.

Los de tropa se pelean porque los de la estatal dicen que los municipales son unos desarrapados, en tanto que los municipales dicen que pinches cremosos, solamente porque están mejor equipados.

Recientemente la Conferencia Nacional de Gobernadores emitió el posicionamiento en torno a la creación de fuerza única en todo el país, proyecto impulsado por la Presidencia de Peña Nieto y el secretario de Gobernación, pero lo que pretenden los alcaldes del partidillo es tener el mando de toda la seguridad, principalmente en toda la zona metropolitana. De quitarles las policías municipales, tendrían menos instrumentos para sus operativos políticos.

En más del tema de El Zapotillo, existe un litigio que se hace añejo por la intención de llevarse el vital líquido al vecino estado de Guanajuato, lucha llevada por activistas contra la sumisión del otrora orgulloso Jalisco.

Cuando Alfaro todavía estaba en el PRI y se desempeñaba como empleado del ayuntamiento de Tlajomulco, en Puerto Vallarta ya se entregaban útiles y hasta tenían los niños de primaria un seguro contra accidentes.

Pero a su llegada al fallido gobierno de Tlajomulco, Alfaro inventó la historia de que por primera vez se hacía entrega de útiles a los escolapios, mentira que repetida muchas veces hasta ellos se la creen.

Aristóteles emprendió con su programa de apoyos un programa que denominaron Mochilas con los Útiles y que le compusieron en Puerto Vallarta con el dicho “mochilas con sus inútiles”, al referirse al fatídico gobierno de Ramón Guerrero bajo la bandera del partidillo Movimiento Ciudadano.
De los bienevales para los estudiantes y los transvales para los compañeros de la tercera edad, los de MC no han dicho ni tuit, programas que para darle continuidad habrán de endeudar a los gobiernos estatal y municipales, o arriesgarse al costo electoral que representa el suspender o hacerlos a la baja.
El primer round fue ganado por los priístas, aunque el resultado en Colima debe abonarse a la cuenta de 2015, porque la elección mediante la cual se refrendó el triunfo tricolor, fue extraordinaria y era un pendiente del año pasado.

Mordieron el polvo los perredistas y Morena, con gran presencia de operadores políticos de tricolores y azules, así como del MC, divididos para apoyar, a Preciado los unos y a Locho los restantes miembros del gang de Enrique Alfaro.

Son los panistas y los perredistas los grandes damnificados de 2016 como año electoral, porque luego del berrinche del dirigente nacional del sol azteca porque le autorizara el Consejo Político la alianza con los amarillos, ahora son los panistas quienes les condicionan a

sus socios las coaliciones en Puebla y Tlaxcala. Si no va una, no va la otra, dice el imberbe Anaya.
Sin embargo los priístas debieran estar agradecidos con las flotas alfaristas, porque si bien es cierto que lograron sobrepasar el diez por ciento de la votación, lo cierto es que el principal beneficiado con la presencia del partidillo, fue el candidato del tricolor que asumirá la gubernatura en dos semanas.

Deberían los priístas tomarle más atención al partidillo, que se les subió a las barbas y ahora se encuentra como la segunda fuerza política en Jalisco, aunque también y pese a conservar perfil bajo, el presidente electo del PAN Jalisco y su par del PRD, deben renovar esfuerzos para abandonar la tercera y cuarta posición a la cual los mandaron los del partidillo.

Martínez Espinoza al ganar la elección interna para dirigir al PAN, hace que los tradicionales vuelvan a sentirse como hace años y hasta tienen a optimistas que sueñan con volver a tener la victoria lograda con su candidato el Bebeto Cárdenas Jiménez.

Nos leemos mañana.

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Yuliana Tovar