El agua

0

No solamente el Peje, sino muchos otros han advertido la intención de los gobiernos neoliberales, de privatizar todo, lo cual queda demostrado con el dictamen del cual debieron recular los legisladores que ahora, además de robarse todo tipo de recursos, además insultan nuestra inteligencia.

Dicho dictamen referente a la Ley General de Aguas que impunemente fue aprobada por las comisiones el pasado aniversario 86 del PRI y pretendían someter a discusión en la Cámara Baja el martes, demuestra muchas cosas, pero la principal, la aviesa intención de privatizar el agua.

Y como si los mexicanos fuésemos unos pendejos, el coordinador de los tricolores Manlio Fabio Beltrones (el pendejo eres tú), dijo que solo los de “lento aprendizaje” miran en dicha iniciativa un sentido privatizador.

Pero como nosotros no somos diputados y sí leemos los textos que ellos no ven aunque les pagamos mucho dinero para ello y para que analicen, porque la iniciativa enviada por el titular de la Conagua contiene muchas veces referencia a la iniciativa privada y la palabra “concesión” y “concesionarios” al menos 250 veces.

Pero los diputados no ven ni escuchan a los científicos y académicos del país, las organizaciones civiles defensoras del tema y las organizaciones campesinas e indígenas y querían aprobar por la vía rápida “de urgente y obvia resolución” dicha iniciativa.

Los opositores identificaron el sentido privatizador cuando se refieren a una causa de interés público los trasvases, el cambio de uso del agua o su asignación a un concesionario, presuntamente para “eficientar y modernizar” los servicios del agua.

Además se garantizar mayoría del sector privado en los consejos de cuenca, particulares a quienes el grueso de la población no puede reclamarles por no tener la calidad de servidores públicos.

Contra toda la publicidad de los verdes, el titular de la Conagua en su iniciativa, premia a quienes contaminen los cuerpos de agua como sucedió con el río Bacanuchi en Sonora, con multas máximas de tres y medio millones de pesos.

Quieren abaratar las sanciones para los personeros de las transnacionales, cuando en el caso de referencia provocado por la minera Grupo México, mal llamado así porque son extranjeros quienes explotan la riqueza nacional, al apegarse a la ley debieron imponerle una multa de veinte mil millones de pesos.

La iniciativa que afortunadamente ahora reposa en el archivo, tenía la pretensión de favorecer a los concesionarios privados de las bebidas como Cocacola, Pepsi, Nestlé y otras lecheras como Lala y Sello Rojo.

Favorecería para abaratar sus costos de producción a las mineras o las empresas que ahora se metieron a la explotación minera y petrolera, así como a las hidroeléctricas, con la legalización para el uso de la fuerza pública cuando se opongan a la expulsión del territorio.

En días recientes el presidente Peña Nieto dio instrucciones a los secretarios para que den amplia difusión a las “bondades” de las reformas y el contundente remate sería la aprobación de la iniciativa y ahora sí, completar el despojo para los mexicanos con la dicha Ley General de Aguas.

Con el riesgo de que los pinches curas me excomulguen, cosa que me vale madre, hago mías las palabras de los siniestros, cuando refieren que esta ley dispone el uso del agua al servicio de la acumulación de capital y no garantiza el consumo humano.

Si fuera mocho no les creería ni el bendito a estos pinches políticos, lo cual fue reconocido hace días por el mismo Peña Nieto, al decir que nuestro país atraviesa una crisis de credibilidad y desconfianza. Y para que lo diga el mismo presidente…

Reconoce el ex gobernador del Estado de México que hay crispación pero al máximo y el común de la ciudadanía, aunque calificados por Manlio como de “lento aprendizaje”, tienen ganas de encontrar al wey que tuvo la genial idea de la iniciativa para privatizar el vital líquido, para colgarlo de las talegas.

La iniciativa apareció de quien sabe dónde, desde el 26 de febrero y en forma inédita, para el dos de marzo ya se discutía en las comisiones de Agua Potable y Recursos Hidráulicos, lo cual nos demuestra que los sujetos que posan sus indignos traseros en las curules, no la leyeron y si acaso la hojearon; con eso ya estaban listos para aprobarla por la vía fast track.

De cuanto sería la maiceada o garbanceada para los diputados, que ni siquiera tuvieron la brillante idea de ponerla a consideración de los académicos y ni siquiera una copia digital enviaron a la UNAM o a las universidades nacionales, siquiera para su conocimiento, mucho menos para escuchar recomendaciones.

Para los asesores del titular de la Conagua, por cierto quien estuvo de visita con el gobernador hace unos días, los académicos son como el ajo en el caldo, no sirve para nada pero le da sabor y los conaguos son sabios en geografía, geofísica, hidrología y para acabarla de chingar, hasta conocedores de todas las leyes, al fin que quienes las aprueban no las conocen y solamente votan a favor cuando la instrucción es presidencial.

De por sí hay crisis en el abastecimiento de agua en todo el país, todo debido a la sobreexplotación y nada que ver en lo referente a la conservación de nuestros recursos naturales.

Si son tan entendidos de la globalización, queda claro que les vale madre la advertencia del calentamiento global y que las guerras futuras serán por el agua, cual si hubiesen ya resuelto de un plumazo.

Todavía tenemos pleito con los gringos en Tamaulipas y Nuevo León por el agua de la presa El Cuchillo y vemos también acres discusiones al interior del país, caso concreto entre Hermosillo y Cajeme en Sonora. Debemos también mencionar el despojo casi consumado para abastecer con agua de Jalisco a la ciudad de León.

Esta bola de bombos chalanes de la Conagua, olvidan que somos ya más de 110 millones de habitantes en este México sufrido que en cada sexenio los políticos pretenden acabar, pero con todo y la guerra contra el hambre, la mitad de la población se encuentra en la pobreza y una cuarta parte del país tiene habitantes con hambre. Hay nueve millones de mexicanos sin acceso al agua y estos cabrones regalándola a los ricos.

En síntesis, la ley que propusieron y estuvieron a punto de aprobar los pinches diputados, no lleva en sí una visión de estrategia que beneficie a los mexicanos, pero afortunadamente la presión social y la consciencia de algunos legisladores, hicieron que la iniciativa fuera mandada a la congeladora y quedará para mejores tiempos, que lo dudo mucho que lleguen.

La iniciativa habla de 50 litros por habitante, pero en lo global, la norma internacional es del doble.

Lo malo es que no sabemos si los asesores de la Conagua son pendejos o lo hicieron con todo el dolo y mala leche, pero lo único verdadero es que el agua no está limpia y los genios de la iniciativa tienen la cola muy sucia.

Nos leemos el lunes.Ramon_frias_logotipo-columna15

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Pedro Castillo

Periodista que cuenta con una amplia trayectoria en los medios de comunicación de la zona Occidente de México, desde 1988 ha colaborado en radio y prensa en distintas empresas de comunicación y grupos informativos.