Vallartenses de pura cepa

0

Sentir en el alma la alegría de volver a ver a excompañeros de la escuela donde cursaste tus primeros años de estudios, preferentemente de la primaria y secundaria a más de 50 años, es todo un acontecimiento, digno de tomar en cuenta. Es ahí cuando valoras los esfuerzos de tus padres por sacarte adelante. Cuando existe voluntad en los pobladores por conseguir educación para sus hijos en todos los aspectos, se obtendrá una sociedad más dinámica que permitirá una sociedad con mayor armonía logrando una prosperidad equilibrada.

Siempre he comentado que la familia es punto de partida y llegada de la sociedad, que para nosotros los cristianos, por la acción santificante de la gracia, unida a los medios humanos a su alcance, llegan a constituirse en un núcleo vital insustituible. Precisamente es en el hogar donde el ser humano descubre continuamente nuevas experiencias, realiza ideales concretos y vive alegre su identidad de ser único e irrepetible. Es por eso que de aquí nace el proyecto de familias vallartenses para buscar su superación, que bueno que hoy un grupo de distinguidos ciudadanos, celebran siempre con alegoría  reuniones donde exponen sus ideales por mantener raíces bien arraigadas.

Me da gusto que a iniciativa de Lupita Garduño y un grupo de amigos vallartenses se unan por medio de un medio de comunicación electrónica, estén logrando su integración con fotos y escritos donde se manifiesta su historia, compañerismo y anécdotas de nuestras familias; bienvenidos; PATASALADAS.

Sigamos construyendo la historia de nuestro municipio, con verdaderas narraciones que nos unan por los senderos de la verdad, donde se manifieste nuestro arraigo y amor de esta tierra fértil bendita de Dios. Ahora es importante que las próximas generaciones se sientan orgullosos de sus antepasados que con valentía y creatividad pusieron las bases para que esta comunidad creciera y se desarrollara bajo un clima de sana convivencia.

Considero a los vallartenses de pura cepa a quienes aman con todo el corazón, fuerza y respeto a este maravilloso rincón de Jalisco cuna de grandes hombres y mujeres, que por su trabajo y esfuerzo han hecho que se le considere un destino turístico mundial de altura. Por eso cuando existe una total entrega para buscar bienestar creciente y armónico para quienes vivimos en este paraíso, pienso en lo expresado por el Papa Francisco: El amor es más fuerte, el amor da la vida, el amor hace florecer la esperanza en el desierto. Todos juntos formemos parte de un todo en donde nuestra unión dará vigor a nuestros grandes anhelos.

Deseo compartir con emoción de una vallartense de pura cepa, la síntesis del escrito de la formidable y distinguida Profesora Josefina Chávez San Juan, proveniente de la cultura del esfuerzo, icono de la educación de este pujante municipio, quien fue exalumna de la generación de la secundaria Ignacio Altamirano, generación 1952-1955.  Digna de mucha reflexión:

       -.Escuela Secundaria Ignacio Ignacio Manuel Altamirano.-

Año de 1950; Puerto Vallarta Jalisco dejaba de ser un paraíso escondido y abría sus puertas para recibir no solo al turismo sino a todos aquellos que llegaban en busca de nuevas oportunidades, que con el paso del tiempo se convertirían en vallartenses por adopción.

El sistema educativo permanecía rezagado, solo había un jardín de niños y dos escuelas primarias, la 20 de Noviembre para niños y la 15 de mayo para niñas; en consecuencia, generaciones y generaciones de egresados, en su mayoría tenían  que conformarse con la preparación educativa adquirida en ese nivel. Estando en la dirección de la escuela 20 de Noviembre el profesor Arturo Arce Islas, maestro entusiasta y con gran visión futurista, hizo suya la tarea de establecer una secundaria por cooperación. Después de realizar los trámites  correspondientes ante la Secretaria de Educación pública, logro la apertura del plantel al iniciarse el curso 1952-1953 que funcionaria con la clave No. 632-6 con el nombre de Escuela Secundaria Ignacio Manuel Altamirano, bajo su dirección y en el mismo edificio ocupado con el plantel a su cargo.

No había límite de edad para la solicitud de ingreso, en consecuencia se integró un  grupo de alumnos bastante numeroso, del que nosotros formamos parte. Era tal el entusiasmo del Director, que al no disponer de personal docente calificado, con el don de convencimiento que poseía, logro que los profesionistas residentes en la localidad, con mayor disposición y sin ningún interés económico, prestaran sus servicios como maestros de las diversas materias comprendidas en el programa de estudios.

Recordamos con emoción a estos grandes maestros: Profesor Arturo Arce Islas, Director del plantel y maestro de historia universal, Ing. Rafael Flores Miranda, maestro de matemáticas, algebra y trigonometría, Lic. Carlos Rodríguez Pedroza, maestro de literatura, Dr. Antonio Sahagún Rodríguez, maestro de física y química, Dr. Agustín López Alcalá, maestro de biología, Profesora Teresa Barba Palomera, maestra de geografía, maestra Federica Hall, de inglés I, II y III curso, Dr. Manuel Baumgarten Joya, maestro de biología, Dr. José María Guillen  Padilla, maestro de biología, pintor Manuel Jiménez, maestro de dibujo, C.P. Salvador Solórzano, maestro de historia de México, Esteban Ramírez, maestro de modelado, Lic. Luis Páez Puerta, maestro de civismo, José de J. Nolasco, maestro de carpintería, María del R. Barba, maestra de corte y confección, Ing. Ernesto González, maestro de música.

Bien esto es parte de la intervención de una persona vallartense que ha trascendido por su labor al servicio de la educación, terminando con estas palabras: Realmente que emotividad en estos eventos tan importantes de la vida. La felicidad es profunda, conlleva la satisfacción personal de tener la certeza de estar cumpliendo la misión para la que fuimos creados y se manifiesta por la paz interior, aun en circunstancias adversas y dolorosas.

Por eso estimados lectores, me atrevo a señalar que quienes no son educados en los valores de la humildad, comprensión, honestidad y respeto, son un peligro para la sociedad, pues el egoísmo y la soberbia, marcaran fuertemente su vida y según la capacidad que tengan, pisotearan la dignidad de los más débiles, buscando siempre su beneficio.

-.Es indispensable el ser capaces de dominar la fuerza de las emociones introduciendo en ellas la dinámica  de la razón.-

 

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor