Justicia

0

Nos dicen en la publicidad que las reformas han sido una chingonería y las babosadas de los diputados federales, embarran a las legislaturas locales, porque siguen “la línea” para aprobar hasta retrocesos, como el caso del Código Nacional de Procedimientos Penales, que hará retroceder la impartición de justicia en las entidades federativas, donde los juicios se resolverían hasta con cuatro Códigos.

Dicen especialistas que el retroceso es principalmente en lo que refiere a la flagrancia, y aunque fue anunciado como un documento redactado con gran rigor técnico, los juristas afirman que contiene errores.

En el comunicado de la Presidencia, dicen que se trata de un logro histórico que implica un año de trabajo legislativo y el apoyo de expertos en la materia y hasta que utilizaron un simulador para probar su funcionalidad.

Javier Carrasco Solís director ejecutivo del Instituto de Justicia Procesal Penal, afirma que el documento sí contiene fallas técnicas en el tema de derechos humanos y cuando el código entre en vigor tendrá fallas además en sistema acusatorio.

Señala el jurista Carrasco, que un procedimiento penal no resolverá los problemas de justicia, penal y de impunidad; “Tenemos que tener claro cuáles son los diferentes entes del gobierno para enfocarse a cada tema; a veces esperamos que el nuevo modelo procesal penal nos venga a resolver los actos de impunidad y el procedimiento penal, independientemente de qué modelo se siga, es para procesar todo lo que ya entró en el sistema de justicia penal, cuando se comete un delito y se tiene que procesar para encontrar si la persona es culpable o no. Pero no se resuelve la parte de prevención, creo que el gran problema que podemos ver en el Código, es que piensan que se trata de una varita mágica que nos viene a resolver todo lo que tenemos como reto en la justicia penal en México”, critica.

Falta en la ecuación, dice Carrasco, un verdadero sistema de prevención del delito; por eso la prevención viene antes que el sistema procesal. La prevención tiene que ser de manera integral, por lo tanto, no podemos tener un país que trate de resolver los delitos cuando tenemos una mala educación, falta de empleo, un sistema de salud como está, sin oportunidades para jóvenes, entonces todas estas partes del sistema de un gobierno son las que tienen que estar trabajando armónicamente, para trabajar en la prevención del delito, tampoco todo esto nos va a resolver que un ciudadano decida involucrarse en una actividad delictiva.

Sin embargo y luego de la promulgación el 4 de marzo por el Presidente Peña Nieto, será obligación su consulta en todo el país, pero falta su implementación en todas las entidades, con todo un menú de códigos con lo que se resolverán los juicios, por lo que dependerá de los Congresos, jueces y defensores, la opción que se escoja para desahogar cada caso.

“Los estados ya no va a tener sus propias leyes en materia penitenciaria, ahora el sistema acusatorio está diseñado para que se enfoquen los recursos de los delitos más serios, si estos llegan a un juicio, pues recordemos que en cualquier sistema acusatorio a nivel mundial, es común que al menos el diez por ciento de los casos lleguen a un juicio oral, todos los demás que entran al sistema, se resuelven de manera más eficiente y rápida”, explica.

Ejemplifica el especialista con el Estado de Oaxaca, donde no se contemplan como es debido, los derechos indígenas, algo en lo cual sí se había avanzado con el Código local y habían resuelto ya el tema de flagrancia, “es el momento de estar cometiendo el delito o la persecución material”, pero en el Código nacional nos dice que esos son supuestos y aparte, si un imputado señala a otro, eso también se tiene como flagrancia y esta segunda parte es problemática para los estados porque implica que un policía puede preguntar a un detenido si conoce a alguien que pudiera estar involucrado, entonces los Códigos locales ya habían tratado de limitar qué tanto la policía hablaba sobre el hecho delictivo con la persona detenida, para evitar cuestiones de maltrato, cohesión y todos los otros males de los que estamos conscientes que, han sido parte del sistema de justicia en México.

Los Códigos habían limitado eso y ahora este nuevo Código, como que abre otra vez las puertas para que la policía pueda hacer preguntas, esa es una de las cuestiones bien problemáticas y repercute en materia de derechos humanos, por lo que tenemos que evitar regresar a una mala actuación policial, dice el jurista Carrasco.

“Los Códigos ya habían mejorado y en esta parte específica como que se retrae y algunos estados como Oaxaca, Nuevo León, esta preocupación la señalan claramente porque, dicen, ya habían avanzado en el supuesto de flagrancia, los Códigos locales lo habían adecuado y ahora el código como que se regresa un poco, ahora tendremos que ver si la actuación del juez cuando califique la detención y después de asegurarse de que el elemento policíaco no viola los derechos humanos de las personas, y que esa información es espontanea, porque al momento en que estás en los hechos, solamente está el policía, el defensor no está al lado de la persona imputada”, advierte.

En este punto es preciso recordar que hay algunos estados que ya tienen sus Códigos aprobados e iban a entrar en vigor, por lo que tras la promulgación del gran Código Nacional ya no avanzaron con sus documentos.

“Cada Congreso con sus órganos de implementación local y el ejecutivo (local) se pondrán de acuerdo, para definir la entrada en vigor en cada entidad, pero la fecha no puede rebasar el 18 de junio de 2016, porque es cuando según la Constitución, todo debe de estar funcionando bajo la regla del sistema acusatorio”, explica Carrasco.

Por ahora cada estado tiene su propio código y va a seguir hasta que el mismo estado diga que el código nacional ya entra en vigor en su entidad, sin embargo, tenemos que ver o señalar que los procesos penales que están vigentes bajo las reglas de los Códigos locales, esos procesos penales se van a seguir desahogando hasta su conclusión, basado en las reglas de los Códigos locales, entonces esos Códigos locales se van a ir extinguiendo hasta que ya no quede ningún proceso penal bajo esos Códigos que dejarán de existir.

“Uno de los retos es que en algunos de los estados van a tener dos Códigos: el local y el nacional; en otros estados donde ya se tiene el sistema acusatorio, pues vas a tener de dos a cuatro Códigos; el tradicional, el local, el código nacional, y dependiendo de cómo se realice la regla, si el código acusatorio local y el nacional podrían homologar, porque las etapas son casi lo mismo o la otra es que todo lo que inició con el código acusatorio del estado, se termina con este código nacional, pero hay algunos estado que van a tener dos Códigos, otros tres y nuevo león parece que tiene cuatro reglas, entonces esta cuestión es muy compleja, la de transitar de un sistema a otro”, acota.

En síntesis: está cabrón.

Nos leemos mañana.

Ramon_frias_logotipo-columna15

¡Gracias por calificar esta noticia! Ahora compartelo con tus amigos - .
¿Cómo te sientes después de leer esta nota?
  • Contento
  • Conmovido
  • Indiferente
  • Molesto
  • Sorprendido
  • Indignado
Compartir.

Acerca del Autor

Periodista que ha laborado a lo largo de su trayectoria de cuatro décadas en distintos medios de comunicación, en diarios como El Jalisciense, Mercurio, El Sol, Policías y Ladrones, Meridiano, Ahora Jalisco, ha sido titular de diversos espacios informativos en radio, actualmente colabora en Canal 58 de Guadalajara y es corresponsal del Periódico El Occidental de la OEM en Puerto Vallarta, Jalisco.